“Trenes hacia Tokio” de Alberto Olmos

Sede de Kozmicbooks, 19 de Octubre de 2011. Mesa de Jeffrey. Debajo de la mesa y detrás de la mesa.

Becaria: estoy segura que este tal Olmos tiene como mínimo un par de blogs.
Jeffrey: no te despistes.
Becaria: que sí, que sí… además creo que debe ser calvo, como tú.
Jeffrey: joder, así no hay quien se concentre. ¿A ver, de qué libro estamos hablando?
Becaria: Olmos, Alberto: “Trenes hacia Tokio”
Jeffrey: Uhm, si, si.. ya recuerdo. No te puedes fiar de gente que gana premios literarios como el “X Premio de Arte Joven a la Creación Literaria de la Comunidad de Madrid”… pero vamos, es este que imita a Murakami, ¿no?
Becaria: ¿a Murakami?
Jeffrey: Sí, y a Vila-Matas… pero bueno, el libro este de los trenes es como muy Murakami, ambientado en Japón y tal. Además tiene un personaje que se llama Kokoro joder. Con un personaje llamado Kokoro ya tienes el 90% de un libro de Murakami.
Becaria: Ya…
Jeffrey: anda vuelve al trabajo chiquilla.
Becaria: ¿pero no decías algo de Vila-Matas?
Jeffrey: pffff…esto de los libros es aburrido, ya sabes que mi me van más los comics, con dibujitos y bocadillos de texto y tal. Pero venga va, hoy estoy dadivoso. Sí, decía que de Vila-Matas también bebe, con todas esas frases cortas con punto y seguido del estilo: “Kokoro se puso el abrigo. Kokoro abrió la puerta. Salió, Kokoro. Y llovía afuera.” . Sí, siempre llueve. Y con ese ombliguismo de escribir en primera persona como si fuera lo más normal. Joder, Alberto, NO es normal.
Becaria: ya, entiendo, eres un pozo de sabiduría Jeffrey.
Jeffrey: ya, y todavía no he hablado de sexo.
Becaria: ilumíname.
Jeffrey: Es que además, el amigo Olmos va de chico malo. Algo así como: yo hablo de todo lo que me pasa por los huevos. Imagínate, hay uno de los capítulos en los que enumera un montón de prácticas/filias sexuales de lo más variado. Luego, a lo largo de todo el libro, el personaje de David va como una moto, de tren en tren, repasando a toda teenager japonesa que se cruce en su camino. Pero no folla. Pobre.
Becaria: pobre.

Esto es chicos: “Trenes hacia Tokio” es literatura de calidad, sin dibujitos, con frases cortas, críos, y un protagonista que sólo piensa en follar putitas japonesas. Sí, críos. Hay una guardería y todo, no diré más.

Y David no folla en todo el libro. Lo siento por el spoiler. Es así. Pobre.

Trenes hacia Tokio
Alberto Olmos
Lengua de Trapo
192 págs.
ISBN-10: 84-96080-93-5
ISBN-13: 978-84-96080-93-5
16,95 €

Este post es un pequeño homenaje al mejor blog de crítica literaria en español: Lector Malherido

La imitación es burda, pero yo no soy escritor.

About these ads