“El país de las últimas cosas”: miseria con estilo

paul-auster-49“El país de las últimas cosas” es un libro sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta que es un libro de Paul Auster. Sorprende porque es la novela más próxima a la ciencia ficción que ha creado Auster. Sorprende porque está claro que al igual que Woody Allen, Auster está más cómodo en Nueva York, creando esas historias donde todo pasa por casualidad pero nada pasa por casualidad. Sorprende porque a pesar de reflejar la miseria de la manera más cruda posible, consigue mantener el interés y la curiosidad del lector lo largo de la historia.

“El país de las últimas cosas” tiene dos grandes características que la hacen especial dentro del universo Auster: por un lado, su ambientación en ese país desconocido, donde se llega en barco y del que no se sale, donde todo se extingue; un infierno en el que la protagonista, Anna Blume se resigna a vivir para encontrar a su hermano. Auster no acostumbra a usar localizaciones para sus novelas fuera de los Estados Unidos. Por otro lado, es especial por su recreación constante de la miseria. Supongo que la manera más fácil de definir “El país de las últimas cosas” sería decir que es un catálogo de las miserias, penitencias y desgracias de Anna Blume cuando decide ir a buscar a su hermano William a ese remoto país y dejar todo lo demás atrás. Sus historias y desventuras en esa tierra que podría ser muchas tierras y que por suerte de momento no es ninguna (o quizás sí).

La novela se desarrolla con la estructura de una carta, que Anna le escribe a su novio (¿?) que quedó atrás, donde le describe todas sus vivencias en ese país en el que todo se destruye y nada pervive. Una historia completamente lineal con el clásico estilo Auster donde se suceden las coincidencias, casualidades, azares…Auster como siempre consigue que esperemos cualquier cosa de sus personajes.

Todo puede pasar en las novelas de Auster y esta no es una excepción. Sin embargo, en este caso, la novela no tiene la misma aura mágica que las demás, sino un velo de miseria y desgracia que lo cubre todo y a pesar de ello, el esperanzador final y el buen hacer de Auster hacen de este un libro, cuando menos, muy recomendable.

9788433920980ima

El país de las últimas cosas
Paul Auster
Editorial: Anagrama
Colección: Compactos
Páginas: 205
Formato: Bolsillo
Traducción: María Eugenia Ciocchini

 

Anuncios

5 comentarios en ““El país de las últimas cosas”: miseria con estilo

  1. cosar99 dijo:

    Muchas reseñas he visto últimamente sobre este libro de Auster.
    Teniendo tantos libros suyos por descubrir, creo que este le dejaré para el final, pues por lo que veo, es bastante parecido a “La Carretera”, de McCarthy, y los libros con tanta miseria y dolor no me suelen gustar

  2. jeffreyabbot dijo:

    En su momento se me pasó por alto este comentario, y la verdad es que es muy acertado: efectivamente, las sensaciones que tuve cuando acabé ambos libros fueron similares.

    Quizás “La carretera” es peor (en el sentido de que afecta más, no de que esté mal escrita), pero en todo ambos libros se parecen mucho en esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s