“La maravillosa vida breve de Oscar Wao”: fockin buena literatura

oscar-waoCuando acabé la semana pasada “La maravillosa vida breve de Oscar Wao” de Junot Díaz, sin tiempo para hacer una reseña en condiciones, hice tres apuntes para recordar cómo encarar el comentario cuando tuviera tiempo. Eran estos:

Oscar Wao, ¿el nuevo Ignatius? efectivamente, tan pronto apareció el personaje en la novela me vino a la cabeza el clásico Ignatius J .Reilly, protagonista de la magnífica “La conjura de los necios” de John Kennedy Toole. ¿Por qué? bueno está claro que tienen semejanzas: grandotes, nerds (aunque Ignatius fuera un nerd cuando todavía no existían los nerds), especiales, personajes únicos de los que nos encariñamos sin remedio a pesar de sus defectos y que nos dejan una huella imborrable.

Cien años de Soledad en dominicano moderno. Quizás es una comparación demasiado atrevida, pero es innegable que la historia de una familia a lo largo de tres generaciones en América (en este caso entre la República Dominicana y los Estados Unidos) tiene algo que ver con el clásico de García Marquez. Lo del domincano moderno es obvio cuando se lee, en unas páginas ya solo ves jevitas, fokins y nerds.

Un libro fokin bueno. Pues eso, la novela de Junot Díaz es buena de verdad. Un libro que se convertirá en clásico, que ya ha ganado el Pulitzer y que es una lectura divertida, amena e interesante. “La maravillosa vida breve de Oscar Wao” consigue dar una amplia idea de lo que fue el régimen de Trujillo (especialmente a través de las irónicas notas a pié de página que nos aclaran momentos no muy conocidos por los no-dominicanos y en las que compara al dictador con… ¡Sauron!), de cómo viven los Dominicanos que emigraron a los Estado Unidos (la llegada a Jersey, la universidad, los problemas de integración…) o de cuan difícil puede ser la vida de un “nerd” (o peor, de un nerd constantemente enamorado). Además está trufado de referencias nerdies desde “El Señor de los Anillos” a ” La dimensión desconocida” pasando por “Watchmen” o “Los cuatro fantásticos” (el libro se abre con una cita de Stan Lee).

Solo me queda recomendarlo encarecidamente a todo aquel que quiera pasar unas horas divertidas e instructivas a la vez, y acabar con el consabido: fockin bueno.

La-maravillosaLa maravillosa vida breve de Óscar Wao
Junot Díaz
Mondadori – 06/2008
Temática: Novela
ISBN: 9788439720942
Rango edad: ADULTOS
Formato: TAPA DURA
Páginas: 320
Precio 22,90 €
Aquí lo recomendaron y me decidí a leerlo. El blog de Portnoy es de lo mejor en literatura.

 

Anuncios

20 comentarios en ““La maravillosa vida breve de Oscar Wao”: fockin buena literatura

  1. Portnoy dijo:

    Completamente de acuerdo en lo buena que es la novela. Discrepo (jejeje) en la analogía con la novela de García Márquez. Creo que hay algo en Oscar Wao contra La fiesta del chivo, de Vargas Llosa, esa visión tan peculiar que dio sobre la dictadura de Trujillo, más cercana a la crónica periodística desapasionada (mezclado con thriller de acción) que a la imagen, quiero creer que más cercana a la realidad por su crudeza, que nos da Díaz.
    Sí, muy recomendable.
    un saludo

  2. jeffreyabbot dijo:

    Gracias Portnoy por el comentario. Veo que tengo que poner “La fiesta del chivo” en mi lista de pendientes porque claro, no tengo ni idea :).

    Siempre he tenido algo con (contra) Vargas Llosa, no he leído nada de él.

  3. Marive dijo:

    Hoy vi en cnn en español una nota a Junot Diaz y la verdad que me dio curiosidad leer su novela, investigando un poco encontre tu comentario y este me decidio a leerlo definitivamente ,luego te cuento si me gusto. Ya lei “La Fiesta del Chivo” es un buen libro aunque la crudeza con que narra lo que sucedia por esos tiempos en Republica Dominicana en algunos momentos me superaba el horror y el dolor y me llenaba de impotencia por lo que han pasado tantos hermanos latinoamericanos.Te recomiendo leerlo ,aunque con todo mi respeto a Mario Vargas LLosa este libro no es la excepcion a lo que yo detecte como una constante en sus libros y es la de mezclar historias desde diferentes visiones de los personajes en un mismo tiempo ,a veces debia leer algunas paginas atras para retomar el hilo que se habia interrunpido por contar en otro capitulo otra historia segun otro personaje.He leido del autor La Fiesta Del Chivo , La Tia Julia y el Escribidor , El Paraiso en la otra esquina. Me encanta los autores latinoamericanos y mi preferida de quien ya lei todo es Isabel Allende ,Tb lei la mayoria de Garcia Marquez , entre algunos autores de mi pais Argentina.Gracias por leer este “testamento” saludos

  4. jeffreyabbot dijo:

    Hola Marive,

    Gracias por pasarte por nuestro blog. Como decía, no he leido nada de Vargas Llosa, parece que ya toca. Sí que he leído bastante Garcia Marquez y de Isabel Allende, aunque hace ya bastantes años de eso.

    Creo que has hecho una buena elección con Junot Díaz 🙂 ya me contarás.

  5. peperolo dijo:

    Acabo de terminarme la novela de Junot Díaz ayer por la noche después de que me atrapara por completo y de devorarla en tres tiradas en un par de días. Claro que me ha gustado. A mí, en mi muy humilde criterio amateur, me parece una dignísima secuela y actualización al siglo XXI de aquello que se llamó realismo mágico…

    Pero no quiero entrar en esas zarandajas pq prefiero dejárselo a los críticos profesionales. Yo de lo que quiero hablar es de la supuesta similitud entre Ignatius y Oscar. Porque decidme, aparte de ser gordos y excluidos sociales, ¿en que narices más se parecen?. Incluso en las razones de su inadaptación social yo veo diferencias esenciales, a Oscar le cae encima como una maldición, desde la infancia, por su gordura y la ignorancia que ésta le acarrea por parte de lo más preciado para él en el mundo: las mujeres. A Ignatius ya le conocemos con 30 años ¿adulto? -otra gran diferencia más: la edad- no sabemos pq es como es, ni como ha llegado a serlo (podríamos escribir libros divagando al respecto), pero desde luego a él no parecen atormentarle las hembras. Es un personaje prácticamente asexuado que le presta el mismo tipo de atención a su pito que a su válvula pilórica, para el que ambos parecen ser asuntos completamente fisiológicos, y da la casualidad de que suele incomodarle con más frecuencia su píloro que sus bajos. ¿Sublimación? puede, pero Oscar de ese mecanismo psíquico no sabe nada de nada…

    Ignatius reacciona ante la estulticie que percibe en el mundo que le rodea elaborando un ideario delirante, que pretende la revolución y el elitismo ideológico a la vez (no olvidemos que tiene a ‘Boecio’ como autor de cabecera, y Oscar a Tolkien, casi lo mismo ¿no?). El gordo de New Orleans no parece sentirse a disgusto en su rincón de marginado, de hecho lo que pretende, y por eso monta los ciscos que monta, es que le dejen ahí en paz con sus cuadernos Apache, que no le “arrojen” a una rueda del mundo que le es ajena. Oscar reza y desea que una mano amiga y primordialmente femenina le saque de lo que es.

    A Oscar dan ganas de comérselo a besos, es un tipo todo corazón, demasiado corazón diría yo. Íntegro, dulce y tierno, preocupado por su familia y deseoso de amor. Ignatius es un egoista esencial, se la sudan los demás, es prácticamente un terrorista, capaz de embestir contra todo aquello que impida que las cosas sean en su pequeño mundo tal y como el quiera que sean. Dos mil Ignatius activos y bien organizados serían capaces de acabar con la civilización occidental.

    Oscar es un retrato verosímil, real, humano, literariamente extremo y visceralmente romántico pero no muy alejado de alguna que otra persona de las que yo creo que muchos de nosotros nos topamos en nuestras vidas (soy informático y en el gremio hay bastante friqui ;-)). Ignatius es una caricatura, un ideal imposible completamente desprovisto de gran parte de los resortes normales que impulsan a las personas reales. Si alguna vez me encontrara con alguien como él no se como me comportaría: probablemente tras una curiosidad inicial insana y desmedida saldría corriendo a ponerme fuera de los efectos de su onda expansiva…

    ¿Os he convencido de que la comparación es un tanto gratuita? Ya supongo que no

    Tengo que agradecer que para mi Oscar no sea, ni lo pretenda, un remedo del sr o’reilly. Confieso que cuando leí la reseña de esta página me dije: oh dios no, un libro basado en la imitación de un personaje previo pufff. Gracias al cielo pensé que normalmente para que te den el Pulitzer debieras haber hecho algo más y en mi opinión Junot Díaz lo ha hecho de sobra

    Saludos

  6. jeffreyabbot dijo:

    Creo que es, sin duda, el mejor comentario de las historia del blog…

    Tan solo añadir que mi comparación fue (como casi todos mis posts) espontánea y poco meditada 🙂 a mi es que me recordó a Ignatius, pero lo cierto es que hace demasiado tiempo que leí “La conjura de los necios” como para poder hacer una comparativa que ta siquiera se acerque a este comentario.

    En resumen, que vi a Oscar gordo y nerd y me vino a la cabeza Ignatius.

    Por favor, vuelve cuando quieras 🙂

  7. alicia dijo:

    Hola! Soy una amante de la literatura y he encontrado este blog por casualidad. Buscaba críticas referentes al libro de Òscar Wao que acabo de leer hace poco, me gusto tantísimo que quería conocer las opiniones que circulaban por la red. La opinión de Peperelo me ha entusiasmado, pues aunque es verdad que en un primer momento a mi también me vino a la cabeza el personaje de Ignatius, despues de leer su reflexion me doy cuenta de que nada más lejos de la realidad. Me ha llamado la atención su referencia al realismo mágico, yo al hablar del libro he utilizado sus mismas palabras, el personaje de la mangosta que aparece en los cañizares podria pertenecer a un libro de García Marquez. Un libro me fascina cuando remueve algo dentro de mi, sobre todo cuando me produce emociones diversas y Díaz me ha hecho sonreír a la par que me ha horrorizado y me ha emocionado. Sin duda un libro que recordaré siempre. Siguiendo con los pulitzer, ahora me estoy leyendo La carretera de Mccarthy y està siendo el motivo de que vaya cada dia mal dormida a trabajar, no puedo parar de leer, me gustaría que abrierais una reseña sobre el mismo. También me gustaría compartir con vosotros un fantástico descubrimiento que hice este verano : Siri Hustvedt.

    Saludos

  8. jeffreyabbot dijo:

    Je, ahora sí.

    A mi también me encantó “La maravillosa vida breve de Oscar Wao” como espero se desprende de mi reseña 🙂 Y ciertamente también me quedé de piedra con el comentario de Peperolo.

    Me apunto “En la carretera” para leerlo cuando tenga tiempo y así poder reseñarlo.

    ¡Siri husved es la mujer de Paul Auster! también me gustaría leer algo de ella pero no tengo ni idea de por dónde empezar.

    ¡Gracias por el comentario!

  9. alicia dijo:

    De Hustvedt leí “elegía para un americano”me gustó por muchas razones, una de ellas es que el protagonista consiguió reconciliarme con el psicoanàlisis que yo tanto repudiaba (como psicòloga conductista-cognitivista). De todas formas el libro que ha recibido mejores críticas ha sido “todo cuanto amé” que va a ser mi próxima lectura.
    Hasta pronto.

  10. Juanita. dijo:

    Que tal ?¿ … He leido los comentarios … (Especialmente el de peperolo, muy enriquecedor y conceptual de por si ) por el hecho en que quiero regalar este libro. He busacdo referencias por cualquier lado pero quisiera antes saber si alguno tiene alguna opinión sobre los libros de Haruki Murakami, pues la persona a quien va a ser el libro ha leido Tokio Blues … el cual le ha llamada la atencion y está algo interesado en comprar otro … Se me hace que el regalo de un libro es una acción de pocos … ( algo tal vez en un círculo muy cerrado, muy interesante o para algunos muy nerd) En todo caso .. quisiera regalar algo que valga la pena .. y en realidad el libro de Junot llama atención, pero si podés dar otra opinión les agradesco.

  11. jeffreyabbot dijo:

    Hola Juanita,

    El libro de Junot Díaz es un regalo seguro por poco que al receptor le guste la literatura.

    De Murakami te diría que fueras con cuidado, porque Tokio Blues es bastante especial y es difícil encontrar algo parecido en la obra de Murakami. Quizás After Dark. Pero cualquiera de sus otras obras que he leído son bastante más complejas que Tokio Blues (que no digo que no sean buenos, que lo son)

    Depende obviamente de a quién vaya dirigido el regalo, pero “La Maravillosa vida de Oscar Wao” es sin duda una buena apuesta.

  12. Juanita. dijo:

    Y que me dices de crónica del pájaro que da vuelta al mundo … ?
    … Disculpa por insistir con Murakami .

  13. jeffreyabbot dijo:

    Hoal Juanita, solo faltaría 🙂

    La verdad, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo es de lo más indigesto de Murakami….por decirlo de alguna manera. Ahora bien, si lo regalas y le gusta, te puedo asegurar que le gustará todo Murakami,

    Yo antes probaría con Kafka en la orilla indudablemente más fácil de leer.

  14. Juanita. dijo:

    jajaja …. Indigesto, veo.

    Probaré con Junot Díaz ! 🙂
    Luego te contaré que tal … (después que lo lea yo también… jeje)

  15. jeffreyabbot dijo:

    Je 🙂 sí no sé cómo explicarlo. Es una lectura de las que tienes que estar concentrado al 100% para no perderte nada y aún así a veces es difícil saber por dónde va Murakami. A eso me refiero con indigesto…no es la típica lectura para leer en el tren sino más bien en vacaciones.

    En cambio Junot Díaz (a pesar de las expresiones dominicanas que a veces nos son difíciles de seguir aquí) es una lectura mucho más fluida y menos “indigesta” 🙂

    Piensa que al fin y al cabo esto es solamente mi opinión…

    Ya nos contarás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s