“Las calles de arena”: ejercicio de surrealismo

Después de leer “Arrugas” tenía mucha curiosidad por leer la nueva obra de Paco Roca: “Las calles de arena”. Pues bien, una vez leída creo que es una obra bastante más ambiciosa de lo que parece.

El problema de muchos de los dibujantes de estilo parecido a Roca (de trazo sencillo y claro, y con mucho color) es que la gente acostumbra a no tomárselos en serio. Por ejemplo, sería un gran error creer que “Las calles de arena” es una simple historia surrealista. Es mucho más que eso.

La obra bebe de múltiples fuentes literarias (desde el evidente título tomado de Borges a Cortázar, Poe, Melville y por supuesto Kafka – en el prólogo están muy bien explicadas todas esas referencias y sirve para no perderse nada -) y parte de una historia cotidiana: el protagonista sin nombre ha quedado, llega tarde a la cita y decide atajar por el barrio viejo de la ciudad. Pero eso es tan solo el inicio puesto que cuando el protagonista se adentra en el barrio (con su figura de Corto Maltés bajo el brazo) empieza una surrealista huida hacia adelante en la que va encontrando personajes a cual más curioso que son la parte más importante de la narración y que nos enseñan diferentes caras del miedo. Porque para mi ése es el quid de la cuestión. Al contrario de lo que he visto en la mayoría de reseñas de “Las calles de arena” (incluida la de la propia editorial) a mi me ha quedado la impresión de que el punto central de la obra no es el destino sino el miedo.

Así, Roca nos presenta una serie de personajes, cada cual con su fobia particular, que le sirven para mostrar diferentes formas del miedo: el compañero de habitación del protagonista repasa una y otra vez su maleta antes partir por miedo a olvidarse algo, el Sr. Rueda no se decide a declararse a la recepcionista Esther por miedo al rechazo, el conde Diógenes tiene miedo a olvidar y por eso colecciona todo tipo de objetos y no piensa en abandonar nunca su mansión… así podríamos seguir con todos los personajes de “Las calles de arena”, pero casi mejor dejar que cada lector lo vea por sí mismo.

La pena, bajo mi punto de vista, es que el final es demasiado abierto. No me queda claro lo qué nos quiere contar el autor. ¿Es mejor quedarse dentro del barrio? ¿es mejor la vida afuera? ¿tienes que afrontar tus miedos? ¿aceptarlos? ¿no hacer nada? creo que si el final fuera más “redondo” estaríamos ante una obra excelente, que para mi gusto se ha quedado en notable.

Comentario aparte merece el magnífico tratamiento del color, a diferencia de Arrugas, donde la parte gráfica tenía menos protagonismo (dado que tampoco era necesario). Roca consigue plasmar, gracias al color, las diferentes atmósferas que necesita cada escena. Además todos los diseños y formas presentes en el barrio permiten a Paco Roca lucirse en el apartado gráfico.

En definitiva, una obra vital que ayuda a reflexionar sobre nuestros miedos de una manera surrealista y ágil.

¿Y tú? ¿de qué tienes miedo?

Las calles de arena
Paco Roca
Colección: Colección Sillón Orejero
Cartoné
Color. 104 páginas.
15 euros.
ISBN: 978-84-96815-91-9

Anuncios

6 comentarios en ““Las calles de arena”: ejercicio de surrealismo

  1. comiquera dijo:

    No sé si leíste mi reseña en su momento, pero a mi fundamentalmente me pareció una obra excesivamente pretenciosa, demasiadas referencias literarias para desgustarla sin atragantarte… y un final que a mi me deja claro que es mejor no enfrentarse a la vida y quedarse a vivir en ese mundo de fantasía, osea un final “cobarde”… pero bueno, como siempre para gustos, los cómics 🙂

  2. jeffreyabbot dijo:

    Sí, la leí. A mi me gustó más que a ti definitivamente.

    Es cierto que algunas de las referencias literarias son difíciles de captar (de hecho, si no fuera por el prólogo yo me hubiera perdido la mitad) pero a mi en general la obra me gustó.

    Estoy de acuerdo contigo, sin embargo, en que el final no está a la altura y deja mal sabor de boca…

  3. asdf dijo:

    Un libro delicioso, sinceramente. No había leído Arrugas antes (lo hice hace poco y la verdad es que también me pareció muy bueno, aunque hará falta algo de tiempo para ver como asienta como con cualquier obra que toca de cerca una temática social y ‘delicada’). En cualquier caso, creo que es una delicia dejarse llevar por esta obra sin prestar a priori demasiada atención a si pescamos o no las referencias, que es un cómic, no un sudoku, y que van más allá de las comentadas en el prólogo y puramente literarias (ver Hilbert). Para mí el mensaje que queda es que a veces también hay un lugar para los que como el protagonista pasamos más tiempo en la luna que en la tierra, y que de vez en cuando nos acojonamos un poquillo a la hora de tomar decisiones respecto a nuestra vida en el mundo ‘real’… aún así, como un buen episodio de esos surrealistas de Doctor en Alaska, la obra está sujeta a poder interpretarse de cualquier otra manera 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s