“El cementerio de Praga”: Umberto Eco se hace mayor

La vejez no le sienta bien a Umberto Eco. Está cada vez más claro. Y es su memoria la que se resiente, no el brillo de su cerebro.

Si en “La misteriosa llama de la Reina Loana” el protagonista sufría amnesia, en “El cementerio de Praga” además de amnesia tiene doble personalidad. Ya se hace un poco pesado el recurso de Eco a volver atrás en la memoria del narrador para recomponer la historia.

Eco se hace eco (valga la redundancia, o sea, el eco) de los hechos históricos sucedidos en Italia y Francia entre mediados y finales del siglo XIX. Si bien es seguro que el 150 aniversario de la unificación italiana va a ayudarle a vender libros, no parece que la excusa se haya convertido en un buen libro. El autor nos inunda con su erudición, con su habitual detallismo sobre los datos y las personas que aparecen en los hechos que acompañan al personaje, pero esta nueva demostración de conocimientos se revela estéril en cuanto al ingenio utilizado en el desarrollo de la novela.

Espías, espiritistas, judíos, jesuitas, conspiradores y revolucionarios, todos se mezclan en esta novela histórica, cuyo valor es más académico que de esparcimiento. Se echa de menos el humor de “Balduino” o el suspense de “El nombre de la rosa”. En resumidas cuentas, un libro poco interesante.

Recomendable para los que tengan un examen de historia de Italia y/o Francia en el siglo XIX. O para aquellos que tengan problemas para dormir. El resto, abstenerse.

El Cementerio de Praga
Umberto Eco
LUMEN
Nº páginas: 608 pags
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788426418685
Nº Edición:1ª
Año de edición:2010
Plaza edición: BARCELONA

La imagen de Umberto Eco está tomada de aquí

Anuncios

12 comentarios en ““El cementerio de Praga”: Umberto Eco se hace mayor

  1. leucariota dijo:

    Por fin una reseña claramente negativa, y de un maestro como Umberto. Sin mordaza estamos más guapos. Gracias.

  2. rosapursals dijo:

    Pues tengo que decir que aunque he intentado leer algun libro de Umberto Eco nunca lo he conseguido, me carga su prosa y me agobia con tantos detalles, de hecho creo que ni siquiera hubiera intentado leerlo (este en concreto, tengo en casa “El orden del discurso” y “El péndulo de Fouclaut” en la estantería a verlas venir) y me sorprende la capacidad que tenéis de terminar libros que no os gustan, en cuanto me aburro de uno dejo sin remordimientos desde que leí que Borges pasaba de acabarse libros que no le gustaran, y pense…si él lo hace, yo también! 😉

  3. Marina Dalloway dijo:

    A mí me acaba de pasar con “Lessico Famigliare”, de Natalia Ginzburg. Todo el mundo hablando de ese libro como si fuera el no va más del realismo italiano del siglo XX y, por favor: ¡qué rollazo! Ahí está, otra vez pudriéndose en mi estantería, con el punto marcando la página 26…de ahí no pasé!

  4. jeffreyabbot dijo:

    Yo intento acabarlos siempre. Aunque a veces me lleve años. Ayer mismo retomé por un rato “La montaña mágica”.

    En ese sentido, el que más me ha costado siempre ha sido Saramago. Y sin embargo, los dos libros que me he leído de él me han gustado, después del gran esfuerzo que me supuso leerlos.

  5. rosapursals dijo:

    uf! yo también lo he intentado con la “Montaña mágica”, imposible! desisto! ya no colgará Abbot su reseña cuando lo termine!
    Yo compré 2666 de Bolaño y va por el mismo camino, qué pena…me costó un riñón…quizás por eso vuelva a intentarlo, me gusto tanto Los detectives salvajes que no me resigno a que este no me guste…

  6. The Walking City dijo:

    A mi me parece super sano dejar un libro que no te está gustando. Con todas las cosas buenas por leer que seguro que todos tenemos pendiente, ¿para qué sufrir? Yo de este señor solo me leí el archiconocidísimo “El Nombre de la Rosa” hace algunos añicos ya, he estado tentado de pillar “El Péndulo de Foucolt” a veces, pero nunca me he decidido. Juro que “El Cementerio de Praga” sólo lo compraré para regalarselo a algún enemigo.

    XD

    PD: No sé qué pasa con blogger.com, no me actualiza vuestros posts, de hecho me dice que lo último que habéis publicado es algo de R.König hace 2 años…

  7. jeffreyabbot dijo:

    Creo que Blogger tuvo un buen problema hace una semana, ¿no? quizás algo no ha quedado restablecido del todo…

    Creo que es inevitable dejar libros infumables, pero e sabe mal. Además con Saramago por ejemplo me pasa que sé que me va a costar, pero una vez acabado, me encanta el poso que deja…

  8. Charo Sancho dijo:

    ES un libro estupendo.Buena literatura. Como siempre Eco hace un alarde de conocimientos al haberse documentado profundamente para el desarrollo de ésta novela. Es un tanto abigarrado en mi opinión, pero me ha gustado como todo lo que he leido de éste autor. Lo que dice a través de Simonini !es muuuuy fueerte!.

  9. jososblog dijo:

    Caramba, a mí me pareció un libro de lo más interesante. El personaje está bien inserto en el contexto histórico y la habitual erudición de Eco se hace menos pesada que en “El nombre de la rosa”.

  10. Carlos Grau dijo:

    Afortunadamente, la literatura es algo mas serio que un pasatiempo. La ironia de Borges era para burlarse de los que leian por simple gusto, ergo, leian de gusto… y si el tiempo es oro, la lectura es una GRAN inversiòn. Eco, es parte de un finito grupo de creadores que deben paladearse, por ser pocos y mortales. Exepto sus textos tecnicos, que los dejo para especialistas, recomiendo todos. Gracias, y disculpen la ortografia. ( tengo apenas 7 grado)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s