“Jazz Maynard”: melodias ravaleras

Jazz es música que huele por todos lados a libertad. A libertad que no admite límites, a improvisación que no sabe de reglas y a virtuosismo instrumental. Jazz Maynard, el prota del cómic, es un virtuoso de la trompeta pero lo sabremos después de que muestre sus habilidades en encajar golpes y su maestría en darlos (y no sólo físicamente). Este ladrón de élite tiene el impulso de matón de barrio con la suerte de su lado que le permite modificar los límites de la física común: las balas no acaban nunca de darle por muerto, los patios de luces son vías de escape y los pechos enormes no ceden a la gravedad.

Pero todo esto no pasa, y es lo que le da más cuerpo al cómic, en matrix ni en un futuro irreal. Jazz es un orgulloso hijo del barrio del Raval. Este histórico barrio barcelonés tiene un parecido razonable al que recuerdo de antes de que lo reformaran a base de excavadoras y universidades privadas. El del cómic es un ecosistema ligeramente esperpéntico de putas de grandes pechos y mafiosos de todo pelaje. Hasta en la ravalera taberna del cave canem se dan cita diversos mafiosos, políticos y amigos de la infancia para dar vida y motivo al cómic con el fin de que no sólo contenga emocionantes imágenes del solista tocando a Chet Baker y bebiendo extraños yoichi. El mismo Jazz, por poco que le provoquen deja la trompeta al cuidado de una mendiga y se lía a golpes con quien haga falta y más si es para rescatar a su hermana o su amigo busca problemas de la infancia. Matones, monjes espadachines y hasta algún que otro mosso d’esquadra salen magullados por el iracundo Jazz al imponer su justicia por los puños para que cada entrega de este cómic pueda ser leída con el ritmo que impone su trepidante acción.

En resumidas cuentas, estos por ahora cuatro cómics de Raule y Roger son una verdadera delicia para los que soñamos alguna vez con ser Jazz.

Jazz Maynard
Raule & Roger
Diabolo
48 páginas
1a Edición Sep.2007

Anuncios

3 comentarios en ““Jazz Maynard”: melodias ravaleras

  1. gatbru dijo:

    siempre me he mirado este comic con un poco de miedito, una edición bien hecha, un dibujo dinámico, no sé demasiado bueno para ser bueno…¡pero si le atizan a algún mosso voy a arriesgarme! 😀

  2. leucariota dijo:

    Los mossos son bastante pardillos en este cómic. Aunque tienen, eso sí, un sargento implacable y una oficial que los tiene bien puestos. El resto de mossos tienen una estética que recuerda con su abrigos largos los peores años 30…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s