“Rebelión en la granja”: fábula distópica anti-estalinista

distritojazz_libros_Orwell__Steadman-Rebelion_en_la_granja-1

Poco se puede decir a estas alturas de “Rebelión en la Granja*” (“Animal Farm“) de George Orwell.

Sin embargo, como la he releído hace poco en una Edición de Destino que contiene un prólogo (no firmado) del mismo Orwell me han entrado ganas de comentar algunas cosas.

Para empezar, a mi siempre me ha parecido una crítica bastante concreta al estalinismo. Por eso no acabo de compartir esa generalización, cada vez más extendida, de que es una crítica a los totalitarismos o al comunismo. Creo que el matiz es lo suficientemente importante.

Bajo mi punto de vista, el hecho de que los personajes cerdos estén tan definidos (Napoleón-Stalin, Snowball-Trostky, Mayor-Marx…) demuestra que Orwell lo tenía muy claro a la hora de montar su alegoría de la Revolución Rusa: el hilo argumental principal es el cambio desde el utópico inicio de la revolución al distópico final de la misma, y la figura culpable de esa degradación del sueño revolucionario es Napoleón. Napoleón manipula, controla el poder por la fuerza (con sus perros), controla a los animales a través de la comunicación (magníficamente ilustrado por las sutiles variaciones de los mandamientos en la pared y la lenta desfiguración de la intervención de Snowball en la batalla de la Granja Manor) y aprovecha la falta de educación de los mismos para reforzar su posición de fuerza hasta el límite. Napoleón se carga premeditadamente el sueño revolucionario y acaba tan corrupto como los antiguos humanos dueños de la granja.

Luego, es evidente que hay diferentes niveles de crítica en la obra, porque también es una disección de la corrupción asociada al poder, y una descripción con bastante mala leche de la cobardía de las potencias occidentales, representadas por humanos en el libro**, que no quisieron (o no pudieron) alzar la voz contra Stalin dado que en el momento en que Orwell escribió la obra, la Unión Soviética era un importante aliado contra Hitler.

En fin, por eso me ha gustado esta edición que incluye el prólogo de Orwell, porque en el mismo el propio Orwell ahonda en la crítica (en este caso directa, sin fabulaciones distópicas) contra los periodistas ingleses y el “stablishment” de izquierdas de la época por no (querer) ver lo que estaba haciendo Stalin con el comunismo. O peor, por verlo y no hacer nada al respecto porque no les interesaba.

Como lector, lo único que siempre he echado en falta es un poco más de protagonismo del cuervo Moses (la religión) por curiosidad de ver cómo lo trataría Orwell.

Y como colofón, un dicho (no sé a quién atribuirlo) que siempre me ha hecho gracia y que creo que va como anillo al dedo para cerrar esta reseña:

Ya se sabe que Comunistas, Troskistas y Anarquistas son compañeros de viaje. Hasta que los Comunistas purgan a los demás.

rebelion-en-la-granja-9788423340880Rebelión en la granja
Orwell, George
Editorial: DESTINO (2006 y 2010)
ISBN: 9788423337330 / 9788423342662

*He encontrado el texto íntegro en la wikipedia.

**Son las granjas colindantes, que hacen la vista gorda y acaban comerciando con la granja de los animales sin importarles nada más que sacar la máxima tajada.

***La magnífica acuarela de los perros adiestrados de Napoleón persiguiendo a Snowball que iluststra este post es de Ralph Steadman y está tomada de la reseña de Distrojazz de una edición ilustrada de “Rebelión en la Granja” publicada en 2010 por Libros del Zorro Rojo

Anuncios

Un comentario en ““Rebelión en la granja”: fábula distópica anti-estalinista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s