El azar y viceversa: como diría Iwasaki, un clásico.

felipe

Llevo días dándole vueltas a esta reseña de “El azar y viceversa” de Felipe Benítez Reyes sin encontrar nada interesante que comentar, a parte de que el libro me ha encantado. Esta tarde, mientras lo guardaba en el que será su su sitio en la estantería, me he topado con la faja del mismo y me ha dado por leer lo que comentan diversos periodistas y autores al respecto. Al momento, se me ha ocurrido lo siguiente:

Una novela excepcional, llena de humor, sobre lo apremiante, sensual y a ratos melancólica que puede ser esta vida que nos lleva.

Pedro Zarraluki. No tenía a bien conocer a Pedro, gracias wikipedia. Bien, coincido casi plenamente con Pedro, considero la novela excepcional, como todo lo que escribe Felipe Benítez Reyes, es cierto que está llena de humor, y que trata sobre la vida y cómo ésta puede ser apremiante y melancólica. Lo que no veo por ningún lado es la sensualidad.

Una obra narrativa de radiante personalidad.

Juan Bonilla, Mercurio. Tampoco conocía Mercurio (ahí, dejando claro que no tengo ni idea) ni a Juan Bonilla. Veo que incluso le hicieron una entrevista a Benítez Reyes. Ahí encontrarán cosas mucho más interesantes que aquí, pero vuelvan por favor cuando acaben la lectura. Lo de la “radiante personalidad” me parece una afirmación intachable, por cierto.

Uno de los más curiosos, elegantes e inclasificables escritores españoles.

Javier Rioyo, El País. Este sí que me suena. Algo de él había leído. El País también, que no se alarme nadie, aunque últimamente está poco reconocible. Aquí coincido también con todo. Benítez Reyes es sin duda curioso, es elegante y es completamente inclasificable.

F.B.R. posee la prosa más brillante, la más personal, la más envidiable y la más envidiada de todos los escritores de su generación.

Almudena Grandes, El Mundo. A ella también la conozco, aunque debo reconocer no haber leído nada suyo. Este comentario me parece también bastante certero, aunque no estoy en condiciones de corroborarlo al completo, porque no sé cuales serían todos los escritores de su generación. Sí que es cierto, no obstante, que es una prosa brillante y personal. Y envidiable. Y envidiada, imagino.

No es frecuente que hoy se escriba como lo hace F.B.R. Podría hablarse de un clasicismo contemplado a través del prisma de la modernidad.

J.M.Caballero Bonald, ABC. Uf, mira, no.

Uno de los escritores con más talento de su generación. De cualquier generación. Ni una sola línea ha escrito que no sea inequívocamente suya.

José Luís García Martín, ABC. Y dale con su generación. Aquí como mínimo lo arregla con lo de “cualquier generación”. Es verdad, es bueno no hay duda. También coincido en lo de “inequívocamente suya“. A mi manera diría que escribe de un modo peculiar, exuberante.

Leemos a F.B.R. como si estuviésemos leyendo a Borges, a Kipling, a Chesterton o a Nabokov. Ni más ni menos que como a un clásico.

Fernando Iwasaki, Mosaico (Chile). Lo siento, otro que ni idea. Pero de este como mínimo puedo decir que es de Chile y me queda más lejos. Pero sí, la verdad es que sí, la clava. Yo añadiría a mi autor favorito de cabecera en la comparación: Franzen.

Y bien, acabo con uno de los pasajes que más me han gustado como muestra de lo bien que escribe Benítez Reyes. Está tomado de la última parte de libro, donde de repente acelera y las frases destacables por centímetro cuadrado se multiplican. F.B.R. sobre el sexo entre desconocidos:

… ni haré intento de describirle lo que sentía cuando se iba con alguno de ellos a esa hora en que ya sólo hay un colofón posible para la noche: el de la pasión acelerada entre extraños, que suele ser una pasión sobreactuada por naturaleza, a la que sigue una sensación igualmente sobreactuada de vaciedad. dos actores mediocres y desnudos en medio de un escenario vacío, sin guión, con las luces apagadas, sin ganas ya de tocarse, obligados a improvisar. (Usted me entiende.)

azar

EL AZAR Y VICEVERSA
FELIPE BENITEZ REYES , 2016
Nº de páginas: 512 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: DESTINO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788423349913

*La imagen que ilustra el post está tomada de RTVE.es

Anuncios

“El Escultor”: McCloud y el proceso creativo

sculptor2

Suecia, año 2000. Un entendidillo apasionado de los comics se hace amigo de un sueco que le menciona a Scott McCloud y su Understanding Comics como obra capital para entender qué es un cómic y qué es el arte secuencial. El entendidillo lo despacha con un “sí, me suena” pero en realidad no tiene ni puta idea. Unos meses más tarde, ya de vuelta, evidentemente el entendidillo corre a su librería de cabecera a buscar el susodicho y se pone al día con McCloud.

Y hasta el año pasado.

El año pasado, en una librería me encuentro con “El Escultor” de Scott McCloud. Coño, McCloud. ¿Pero este no era el teórico? ha publicado novela gráfica…Y me decido a probarlo.

Y aquí estoy contento, muy contento. 500 páginas devoradas en un par de días que no tienen nada que ver con la referencia anterior, excepto algunos experimentos gráficos que te hacen pensar mira, como lo que explicaba en Understanding Comic.  Una historia sólida acerca de la creación, el amor, la muerte, el arte, la trascendencia… no necesariamente en ese orden. Una historia contada de manera brillante tanto a nivel gráfico como de guión.

sculptor1

El guión nos lleva por la vida de David Smith, escultor fracasado, sin dinero, a punto de perder su piso, con un montón de dudas acerca de qué hacer con su vida… que llega a un pacto con la muerte para poder crear lo que quiera durante 200 días con sus manos… a cambio de su vida. Fausto revisado. Un tour de force frenético en el que se mezclan creación, amor, más creación, frustración, amor, más frustración… en un combinado explosivo que no deja indiferente.

Piensas mucho. Sigue tus instintos.  A la mierda lo que te diga la gente –Lo he intentado, pero no consigo suficiente foco- Pues enfoca, pero profundiza, no te vayas por los lados. Cierra los ojos, tírate, nada hasta el fondo y no se te ocurra pensar en quien te está siguiendo. No pienses.

La parte gráfica es un compendio de cómo no hacer un cómic estándar. Todo tipo de trucos visuales, perspectivas, combinaciones de viñetas y puntos de vista se combinan con un dibujo bastante sencillo pero potente, directo, de poco trazo y en un blanco-negro-gris-azul que no se si tiene nombre formal.

A mi lo que más me ha gustado ha sido la idea subyacente de que el talento no basta para triunfar. De que a pesar de tener todo el talento del mundo, hace falta algo más. Lo que menos, el personaje de Meg, poco profundo y un poco caricatura a veces. Pero claro, en una obra de 500 páginas, profundizar más en un personaje secundario, quizás era excesivo.

Sea como sea: es muy recomendable porque McCloud parece haber puesto mucho de sí mismo en el personaje de David y no deja de ser apasionante adentrarse en el proceso creativo de cualquier artista.

sculptor3

Título El escultor
Autor Scott Mccloud
Traducido por José Torralba Avellí
Editor Grupo Planeta
Spain, 2015

“El editor”: dos editoriales

el-editor

El Editor

no es normal que un libro esté editado por dos editoriales porque ni es largo ni es más complicado que otros libros de Nanni Balestrini que pasa tres pueblos de puntuar y que por tanto cuando lo abrí y le agradecí al editor del blog que me hubiera regalado el libro del Editor pensé otra vez no me apetece leer un libro que me ahoga porque no sé cuándo respirar cuando empieza la frase y acaba y me enfadé y cerré el libro pero otro día lo abrí y me enganchó porque después de leerlo camino al trabajo me quedaba mucho rato pensando igual que como había leído el libro sin hacer ninguna pausa de la forma que tengo de pensar que es como una cinta continua que va pasando de un tema a otro de tal persona a tal otra de lo que pasó a lo que quiero que pase

el otro momento de paso es el secuestro de Moro que es el final brutal de este proceso el proceso ahora ha vencido se ha impuesto ha transformado la sociedad ha transformando la gente el modo de vivir de pensar de amar los deseos y los comportamientos y esto sobre todo gracias al feminismo dice el muchas gracias dice ella ha transformado también las palabras y también la manera de contar las historias y esto es una mutación irreversible que marca también a la generación siguiente la de los años del reflujo estos pútridos años ochenta ahora en su final y aunque hagan de todo para idiotizar a estas nuevas generaciones con la televisión con la droga mientras los periódicos les explican que ellos sólo quieren la carrera y la familia y si hace falta dios

Nanni es italiano eso fácil de deducir y sus escritos que yo he leído hablan de la Italia de las luchas autónomas de los 70 donde se inventaron formas de hacer política de hacer la revolución cada día que partieron del feminismo y que ya no se tenía paciencia para esperar la revolución que entonces parecía mucho más cerca que ahora pero que mientras tanto anda nuestra vida y es importante saber qué hacemos y como nos engañamos la forma en que los ideales nos vuelven insensibles cuando nos convertimos en un músculo para un objetivo pero este no es un libro de autoayuda sino uno que explica las contradicciones de los que dieron mucho hasta algunos todo como el Editor que leyeron en el periódico que había muerto en extrañas circunstancias junto a una torre de alta tensión

esta es la idea de la estructura después determina toda las restantes cosas que deben suceder y con la clausura de esta fase antigua de la revolución es también esta idea la que desaparece porque ahora cuando las colectividades los sujetos comienzan a revolucionarse a sí mismo ya no parten de una puesta en discusión de la estructura del estado de la jerarquía y demás sino que actúa y verifican inmediatamente la revolución en su situación en su condición actual en su vida cotidiana y en este sentido parecen actuar sin futuro sin tener una visión de futuro global porque las cosas que hacen las verifican directamente en su situación concreta así que esta es una revolución que marcha dentro de los procesos cotidianos y materiales y esta es la gran novedad bien profesor dijo ella abandonando la ventana pero ahora salimos un poco ¿no?

pero no te lleves la imagen de que es un libro monolítico sobre la práctica política de esos años tan vibrantes porque esta reseña está dando un cuidadosos rodeo a la muerte del Editor pero no te voy a negar tampoco que ni se te ocurra leerlo sino tienes un interés o una curiosidad por la vida de la gente que creyó que podía hacer la revolución y que seguramente podrían ser tus padres cuando él tenía mucha barba y ella se veía dentro y fuera porque notaba que las grietas que el feminismo estaba abriendo las rellenaba de cemento la propia dinámica y ahora hemos avanzado en ver cómo nos relacionamos y hemos perdido esa radicalidad de entonces y sobretodo hemos perdido la partida ya no hay objetivo ya no es posible pensar imaginar el cambiar el sistema hacer la revolución de una maldita vez

 

pero no se trata sólo de los detalles dijo ella sino también de las cosas generales como el hecho de que entonces vivíamos una idea y sobre esta idea todo se movía hagamos esto hagamos aquello hagamos la revolución no había ninguna necesidad de comunicarse nada había un objetivo completamente exterior respecto al cual gusto disgusto esto me gusta más o menos de lo que te gusta a ti no era por otra parte tan importante como era el hombre como era la mujer lo que quería el uno lo que quería el otro porque había esta especie de enorme mano de cemento que se extendía sobre todo y por lo tanto no se preocupaban mucho de pensar cómo debían ser las relaciones no sólo entre hombres y mujeres sino también entre los hombres entre sí y después sobre todo llegó el hálito de la muerte.

Imagen de cubierta: EL EDITOR
EL EDITOR
BALESTRINI, NANNI
Libro de la Distribuidora: Sí en Distribuidora TdS
ISBN: 978-84-92559-74-9
Editorial: TRAFICANTES DE SUEÑOS
Coleccion del libro: Historia
Idioma: Castellano
Número de páginas: 144
Estado: Disponible

“Ardalén”: creo recordar haber visto una ¿ballena?

Recuerdo que la primera vez que me topé con Migulanxo Prado fue a principios de los años noventa. Debió ser en un Cimoc, donde vi publicada por partes una de sus primeras novelas gráficas, “Trazo de Tiza”. Sí, por aquella época había revistas de “cómics” que publicaban las historias serializadas.. y en papel. Sé que puede sonar chocante en los tiempos que corren, pero era así. Y hubo bastantes, además. Yo en aquella época tenía preferencia por “Creepy” y “Conan el Bárbaro” y cosas como Trazo de Tiza me parecían fuera de lugar en una revista como Cimoc. Me gustaban más Richard Corben, Berni Wrightson, Barry Windsor-Smith, John Buscema,  ¡tetas!, ¡espada!, ¡brujería!… Trazo de Tiza era…demasiado adulta. Bendita adolescencia.

fidelPero bueno, unos años más tarde, no muchos, acabé comprando “Trazo de Tiza” y evidentemente acabé apreciando la historia como la obra maestra que es. Estas cosas son cuestión de tiempo, y de encontrar el momento adecuado. Desde entonces, he seguido la trayectoria de Miguelanxo Prado y he leído y disfrutado casi todos sus cómics. En cualquier caso, cerrando el (abultado) paréntesis cebolleta, paso a comunicar a quien le pueda interesar, que Ardalén es una (puta) obra maestra.

Para qué andarse con más rodeos.. es una maravilla a todo color, con ese tratamiento distintivo de Miguelanxo Prado. Un color “sucio”, compuesto, con montones de matices, que consigue dar vida a los personajes de manera única. Se puede apreciar perfectamente en la imagen de más arriba. Me encanta el color en las obras de Prado.

Y el guión, bueno, también es una maravilla. La historia crece alrededor de las figuras de Fidel, un viejo que vive en una casa solitaria en una aldea gallega, y de Sabela, una mujer cosmopolita que llega a la aldea a buscar información sobre su abuelo. Y crece poco a poco, con pequeños retales en forma de flashback que nos van dando información sobre quién es quién, con pequeños momentos en que se nos presentan los secundarios… y siempre con la memoria como eje principal. La memoria como elemento definitorio de quienes somos. La memoria como identidad.

Todo el cómic es un agradable paseo por lugares comunes en las historias de Prado: realismo mágico, emociones primitivas, ambientes rurales, personajes solitarios, el mar, Galicia… impregnado de momentos tensos en las situaciones más inesperadas. Creo que Prado tiene una habilidad única para conseguir que sus personajes transmitan tensión en situaciones cotidianas: en una taberna, en una conversación aparentemente trivial…puede que la expresividad que consigue dar a sus personajes ayude, pero siempre me ha parecido de los mejores en esto.

En resumen, una maravilla (como he repetido ya tres veces). Y además salen ballenas. Ballenas voladoras. Una obra maestra que nos trae el Ardalén.

ardalenARDALÉN
Autores: Miguelanxo Prado
Norma Editorial
Colección: MIGUELANXO PRADO
Series: ARDALÉN
Formato: Cartoné
Tamaño: 19 x 26
Páginas: 256
Color: Color
ISBN: 978-84-679-0998-2
PVP: 25,00€

“Rebelión en la granja”: fábula distópica anti-estalinista

distritojazz_libros_Orwell__Steadman-Rebelion_en_la_granja-1

Poco se puede decir a estas alturas de “Rebelión en la Granja*” (“Animal Farm“) de George Orwell.

Sin embargo, como la he releído hace poco en una Edición de Destino que contiene un prólogo (no firmado) del mismo Orwell me han entrado ganas de comentar algunas cosas.

Para empezar, a mi siempre me ha parecido una crítica bastante concreta al estalinismo. Por eso no acabo de compartir esa generalización, cada vez más extendida, de que es una crítica a los totalitarismos o al comunismo. Creo que el matiz es lo suficientemente importante.

Bajo mi punto de vista, el hecho de que los personajes cerdos estén tan definidos (Napoleón-Stalin, Snowball-Trostky, Mayor-Marx…) demuestra que Orwell lo tenía muy claro a la hora de montar su alegoría de la Revolución Rusa: el hilo argumental principal es el cambio desde el utópico inicio de la revolución al distópico final de la misma, y la figura culpable de esa degradación del sueño revolucionario es Napoleón. Napoleón manipula, controla el poder por la fuerza (con sus perros), controla a los animales a través de la comunicación (magníficamente ilustrado por las sutiles variaciones de los mandamientos en la pared y la lenta desfiguración de la intervención de Snowball en la batalla de la Granja Manor) y aprovecha la falta de educación de los mismos para reforzar su posición de fuerza hasta el límite. Napoleón se carga premeditadamente el sueño revolucionario y acaba tan corrupto como los antiguos humanos dueños de la granja.

Luego, es evidente que hay diferentes niveles de crítica en la obra, porque también es una disección de la corrupción asociada al poder, y una descripción con bastante mala leche de la cobardía de las potencias occidentales, representadas por humanos en el libro**, que no quisieron (o no pudieron) alzar la voz contra Stalin dado que en el momento en que Orwell escribió la obra, la Unión Soviética era un importante aliado contra Hitler.

En fin, por eso me ha gustado esta edición que incluye el prólogo de Orwell, porque en el mismo el propio Orwell ahonda en la crítica (en este caso directa, sin fabulaciones distópicas) contra los periodistas ingleses y el “stablishment” de izquierdas de la época por no (querer) ver lo que estaba haciendo Stalin con el comunismo. O peor, por verlo y no hacer nada al respecto porque no les interesaba.

Como lector, lo único que siempre he echado en falta es un poco más de protagonismo del cuervo Moses (la religión) por curiosidad de ver cómo lo trataría Orwell.

Y como colofón, un dicho (no sé a quién atribuirlo) que siempre me ha hecho gracia y que creo que va como anillo al dedo para cerrar esta reseña:

Ya se sabe que Comunistas, Troskistas y Anarquistas son compañeros de viaje. Hasta que los Comunistas purgan a los demás.

rebelion-en-la-granja-9788423340880Rebelión en la granja
Orwell, George
Editorial: DESTINO (2006 y 2010)
ISBN: 9788423337330 / 9788423342662

*He encontrado el texto íntegro en la wikipedia.

**Son las granjas colindantes, que hacen la vista gorda y acaban comerciando con la granja de los animales sin importarles nada más que sacar la máxima tajada.

***La magnífica acuarela de los perros adiestrados de Napoleón persiguiendo a Snowball que iluststra este post es de Ralph Steadman y está tomada de la reseña de Distrojazz de una edición ilustrada de “Rebelión en la Granja” publicada en 2010 por Libros del Zorro Rojo

“Frank Cappa”: integral

cappa_frank_sommer

Frank Cappa, de Manfred Sommer, siempre me ha parecido el alter-ego idealista y aventurero del “Loco” Chavez.

Por un lado, “el Loco” tira de pillería, sale poco de Buenos Aires y pasa gran parte del tiempo en una redacción. Por el otro, Frank Cappa va de conflicto en conflicto saltando de Vietnam a Nicaragua con su cámara y su integridad y se ve envuelto en toda clase de aventuras.

Ambos comparten sin embargo un compromiso y una ideología claramente de “izquierdas” a la vieja usanza, cuando ser de izquierdas tenía una carga simbólica mucho mayor de la que tiene ahora. Sommer, además, utiliza a Cappa para proponer también reflexiones acerca del ecologismo, de la profesión de reportero (especialmente sobre los límites de la misma) y consigue un personaje compacto, íntegro, y comprometido como pocos.

Sommer usa un trazo realista cuasi-fotográfico que tanto en blanco y negro como en color funciona a la perfección, especialmente en escenarios de guerra.

Este “Frank Cappa” recoge todas las historias que guionizó y dibujo Manfred Sommer primero autopublicándose y luego en la revista Cimoc. También incluye bocetos originales, guiones, entrevistas, comentarios… así que es una gran oportunidad de disfrutar de este personaje y de un dibujo sencillamente espectacular.

“Frank Cappa”
Manfred Sommer
Editores de tebeos
Colección integral
360 páginas
B/N, Color
ISBN:978-84-9947-011-5

“Erasmus, Orgasmus y otros problemas”: los vaganbundos dejan paso a las alemanas cachondas

padialCreo que Carlo Padial (@carlopadial) es el buque insignia de la literatura paranoico-festiva, término que me acabo de inventar y género en el que sólo se encuentra él y algún vagabundo-escritor que, estoy convencido, le persigue para hacerle daño.

Por las noches mi grupo de amigos del mercado de la Boquería , homeless como yo, me arrastran por los pies sin motivo aparente. Les faltan los dientes delanteros.

Tal y cómo se intuía en su primera novela (Dinero Gratis), Carlo Padial está como una chota, y hace que te preguntes cómo consigue hacerte reír tanto con sus historias trufadas de sexo, personajes paranoicos y vagabundos, por este orden. En este “Erasmus, Orgasmus y otros problemas” Padial carga mucho más las tintas sobre temas sexuales y menos sobre sus paranoicas conspiraciones, aprovechando personajes típicos del mundillo erasmus barcelonés. Los crea, los caricaturiza al máximo, los pone en situaciones de lo más surrealistas y da rienda suelta a su imaginación desbordante consiguiendo que el lector pase un buen rato preguntándose: ¿cómo va a acabar esta alemana? ¿y el españolito que está en Finlandia?

Como buen cazador de vaginas, enseguida detecta el olor a flujo a través de las redes sociales; pronto, en cuestión de minutos, sabrá a dónde ir esta tarde a proseguir su safari.

Quedan por el camino algunas de las fobias de cabecera de Dinero Gratis (la alopecia, los Starbucks…) se mantienen los vagabundos, y entra en escena el sexo con fanfarria y en primera página. Pero vamos, la temática es lo de menos si entras en su juego, requisito imprescindible para pasar de: ¿pero qué narices es esto?  a ¿será cabrito el amigo Padial? Porque lo bueno de todo esto es que el humor irreverente que lo cubre todo también deja ver mucha mala leche en la crítica a la sociedad.

Novela coral, con muchos personajes que se van encontrando, algunos con más posibilidades que otros (me quedé con ganas de más páginas para el profesor adicto al porno) pero en general muy divertida y que confirma que Carlo Padial es una  buena opción para dejar aparcada la crisis un rato.

Erasmus Orgasmus y otros problemas

Erasmus, Orgasmus y otros problemas

Carlo Padial
Libros del Silencio
Coleccion: Miradas
Idioma original: Castellano
Rústica 21 x 14 cm. · 208 páginas · 15 €
ISBN: 978-84-940156-0-1