“Blast 1: bola de grasa”: la verdad es más facil de decir que de oír

Parece que por fin Larcenet ha dejado de lado la comedia para centrarse en cosas más serias e intentar volver a los niveles de calidad que le dieron a conocer hace unos años con “Los combates cotidianos”. Lo intenta con “Bola de Grasa”, el primer volumen de la serie Blast, y creo que en general consigue un muy buen resultado.

La historia utiliza el interrogatorio a Polza (el protagonista, la bola de grasa) por parte de dos policías que investigan un asesinato (¿?) que parece que Polza ha cometido, para explicarnos su vida poco a poco. Quizás no nos explica solamente su vida sino su filosofía de vida, o su postura ante la vida. Y lo hace intercalando diálogos presentes en los que explica el porqué es como es, con flashbacks de su pasado que muestran puntos importantes de su vida. Su padre, su hermano su mujer… todos son como pequeñas piezas que ayudan a construir el puzzle que es Polza. Y Larcenet consigue que al lector le den ganas de seguir adelante y ver quién es realmente este Polza, qué ha hecho, y que le ha movido a hacerlo.

Es cierto que a veces parece demasiado trascendental, pero no se llega a hacer pesado. Al contrario, invita a pensar. En pleno interrogatorio Polza dice:

…Ustedes quieren que simplifique mi historia en una secuencia lógica que les lleve hasta… Carole… sé que es la moda del momento… se cree que el misterio solo existe para ser disipado…se cree que todo se puede explicar, que basta con ir a buscar las repuestas a internet… ¡mi historia no es matemática! se resume enteramente en la colisión del azar con mis… obsesiones… ¡ esas cosas no figuran en internet!

A esto me refería, frases quizás un poco pretenciosas, pero con un contenido que invita a la reflexión (o al menos a mi me lo parece).

Mención aparte merece el apartado gráfico, punto en que se ve que Larcenet ha puesto mucho, mucho esmero. El blanco y negro le sienta como anillo al dedo a este Blast y la aparición puntual de color en algunas páginas es, también, excelente. Larcenet llevaba bastantes álbumes repitiendo la fórmula de “Los combates cotidianos” con personajes muy caricaturescos a todo color. Le funcionó bien al principio, pero al final todos sus personajes parecían iguales, así que se agradece este intento de evolucionar hacia otros tipos de entornos gráficos, más oscuros, menos vitales, que encajan muy bien con la narración.

En definitiva, un inicio prometedor para una serie que parece va a dar muchas alegrías.

Imagen (con copyright de Larcenet o de Norma Editorial, supongo) tomada de: aquí

Blast 1. Bola de grasa
Manu Larcenet
Norma Editorial
Colección: CÓMIC EUROPEO
Series: BLAST
Formato: Cartoné
Tamaño: 19 x 26
Páginas: 204
Color: B/N y Color
ISBN: 978-84-679-0099-6
PVP: 24,00€

Anuncios

“Los combates cotidianos”: ¡cómic de los gordos!

Hoy tengo ganas de hablar de una serie de cómics que, a pesar de no ser nueva, en su momento fue una de mis preferidas: Los combates cotidianos (partes 1,2, 3 y 4) de Manu Larcenet (un autor muy prolífico del que aquí se ha publicado todo, aunque nada comparable a esta(s) obras)

Supongo que me han entrado ganas porque hace poco lo volví a recomendar a un amigo y lo he releído (como acostumbro a hacer con la mayoría de los cómics que me gustan). Así, se me ocurren bastantes cosas a comentar acerca de la obra maestra de Larcenet.

– Que es un gran cómic: es obvio, la primera parte gano el premio a mejor obra en el festival de Angoulême en 2004.
– Que es un cómic de fácil lectura: el dibujo está al servicio del guión i el guión es realmente interesante y ágil ¿qué más se le puede pedir a un cómic?
– Que es un cómic comprometido: bien, quizás no es un alegato sindicalista, pero hace reflexionar (sobre todo la segunda parte) acerca de la deslocalización de la industria en Europa.
– Que es un cómic sencillo: no es pretencioso ni a nivel de guión ni en su parte gráfica.
– Que es un cómic que hace pensar. Esta es una de las características que más me gustó ya la primera vez que lo leí. Nos invita a reflexionar sobre muchos y muy variados temas: la familia, la casa, la pareja, el trabajo, la amistad, la sociedad, la paternidad, la enfermedad… la vida en general.
– Que es un cómic con mucho sentido del humor: es decir, que toda esta inducción a la reflexión no implica que el cómic sea pesado o aburrido sino todo lo contrario: cada vez que Marco, el protagonista, levanta los brazos y dice ¡petas de los gordos! no puedo más que reírme con ganas.
– Que, en definitiva, no todo lo que viene de Francia es malo.

“Los combates cotidianos” explican la vida de Marco, un fotógrafo de guerra que, harto de su vida en la ciudad, decide dejarlo todo e irse a vivir al campo con su gato Adolf. Los secundarios, estupendamente retratados por Larcenet y que se va ampliando de tomo en tomo, incluyen a su hermano Georges que sigue viviendo en la ciudad y está casado con una chica de origen magrebí, el hijo de estos, Emilie (la joven veterinaria de la zona que acabará siendo su pareja), los padres de Marco y Georges que siguen viviendo en una zona industrial dónde históricamente el trabajo ha estado ligado a un astillero, los trabajadores de ese astillero, un viejo ex-combatiente de Argelia que Marco encuentra en el campo. En definitiva, un elenco heterogéneo que sirve a Larcenet para tocar todos los temas que (le) importan.

Si todavía no os habéis decidido, cualquier momento es bueno. Imprescindible.


Los combates cotidianos 1
Manu Larcenet
Formato: Cartoné
Nº páginas: 56 pags.
PVP: 14,00€


Los combates cotidianos 2. Tantas pequeñas cosas…
Manu Larcenet
Formato: Cartoné
Nº páginas: 64 pags.
PVP: 16,00€


Los combates cotidianos 3. Lo que de verdad cuenta.
Manu Larcenet
Formato: Cartoné
Nº páginas: 64 pags.
PVP: 16,00€


Los combates cotidianos 4. Clavar clavos.
Manu Larcenet
Formato: Cartoné
Nº páginas: 64 pags.
PVP: 16,00€