El azar y viceversa: como diría Iwasaki, un clásico.

felipe

Llevo días dándole vueltas a esta reseña de “El azar y viceversa” de Felipe Benítez Reyes sin encontrar nada interesante que comentar, a parte de que el libro me ha encantado. Esta tarde, mientras lo guardaba en el que será su su sitio en la estantería, me he topado con la faja del mismo y me ha dado por leer lo que comentan diversos periodistas y autores al respecto. Al momento, se me ha ocurrido lo siguiente:

Una novela excepcional, llena de humor, sobre lo apremiante, sensual y a ratos melancólica que puede ser esta vida que nos lleva.

Pedro Zarraluki. No tenía a bien conocer a Pedro, gracias wikipedia. Bien, coincido casi plenamente con Pedro, considero la novela excepcional, como todo lo que escribe Felipe Benítez Reyes, es cierto que está llena de humor, y que trata sobre la vida y cómo ésta puede ser apremiante y melancólica. Lo que no veo por ningún lado es la sensualidad.

Una obra narrativa de radiante personalidad.

Juan Bonilla, Mercurio. Tampoco conocía Mercurio (ahí, dejando claro que no tengo ni idea) ni a Juan Bonilla. Veo que incluso le hicieron una entrevista a Benítez Reyes. Ahí encontrarán cosas mucho más interesantes que aquí, pero vuelvan por favor cuando acaben la lectura. Lo de la “radiante personalidad” me parece una afirmación intachable, por cierto.

Uno de los más curiosos, elegantes e inclasificables escritores españoles.

Javier Rioyo, El País. Este sí que me suena. Algo de él había leído. El País también, que no se alarme nadie, aunque últimamente está poco reconocible. Aquí coincido también con todo. Benítez Reyes es sin duda curioso, es elegante y es completamente inclasificable.

F.B.R. posee la prosa más brillante, la más personal, la más envidiable y la más envidiada de todos los escritores de su generación.

Almudena Grandes, El Mundo. A ella también la conozco, aunque debo reconocer no haber leído nada suyo. Este comentario me parece también bastante certero, aunque no estoy en condiciones de corroborarlo al completo, porque no sé cuales serían todos los escritores de su generación. Sí que es cierto, no obstante, que es una prosa brillante y personal. Y envidiable. Y envidiada, imagino.

No es frecuente que hoy se escriba como lo hace F.B.R. Podría hablarse de un clasicismo contemplado a través del prisma de la modernidad.

J.M.Caballero Bonald, ABC. Uf, mira, no.

Uno de los escritores con más talento de su generación. De cualquier generación. Ni una sola línea ha escrito que no sea inequívocamente suya.

José Luís García Martín, ABC. Y dale con su generación. Aquí como mínimo lo arregla con lo de “cualquier generación”. Es verdad, es bueno no hay duda. También coincido en lo de “inequívocamente suya“. A mi manera diría que escribe de un modo peculiar, exuberante.

Leemos a F.B.R. como si estuviésemos leyendo a Borges, a Kipling, a Chesterton o a Nabokov. Ni más ni menos que como a un clásico.

Fernando Iwasaki, Mosaico (Chile). Lo siento, otro que ni idea. Pero de este como mínimo puedo decir que es de Chile y me queda más lejos. Pero sí, la verdad es que sí, la clava. Yo añadiría a mi autor favorito de cabecera en la comparación: Franzen.

Y bien, acabo con uno de los pasajes que más me han gustado como muestra de lo bien que escribe Benítez Reyes. Está tomado de la última parte de libro, donde de repente acelera y las frases destacables por centímetro cuadrado se multiplican. F.B.R. sobre el sexo entre desconocidos:

… ni haré intento de describirle lo que sentía cuando se iba con alguno de ellos a esa hora en que ya sólo hay un colofón posible para la noche: el de la pasión acelerada entre extraños, que suele ser una pasión sobreactuada por naturaleza, a la que sigue una sensación igualmente sobreactuada de vaciedad. dos actores mediocres y desnudos en medio de un escenario vacío, sin guión, con las luces apagadas, sin ganas ya de tocarse, obligados a improvisar. (Usted me entiende.)

azar

EL AZAR Y VICEVERSA
FELIPE BENITEZ REYES , 2016
Nº de páginas: 512 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: DESTINO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788423349913

*La imagen que ilustra el post está tomada de RTVE.es

Anuncios

“Ánima”: bēstia bēstiae

Hace tiempo que no escribo reseñas. En general, leo menos y sigo sin ganas, pero las ideas al acabar de leer cualquier libro siguen ahí. En este caso, me he visto forzado por las circunstancias…después de meses todavía le doy vueltas a Ánima. El libro lo merece, es muy bestia pero lo merece.Resultado de imagen de ànima wajdi mouawad

Es el típico libro que compré de forma compulsiva en una librería porque me gustó la imagen de la portada y lo que explica la portada. No había oído en mi vida el nombre de Wajdi Mouawad. Hace un par de años lo intenté empezar a leer, pero no entendí nada de las primeras páginas. No era el momento. Quedó en una estantería hasta hace unos meses cuando lo redescubrí y le dí una segunda oportunidad.

Voy a comentar Ánima basándome en tres ejes. El primero es el estilo, el libro tiene una peculiaridad que lo hace ya de por sí interesante: los narradores son los diversos animales que se cruzan en la vida del protagonista. Un gato, una araña, una serpiente… un estilo narrativo diferente y fresco que además está intrínsecamente relacionado con la narración de unos hechos bestiales. Qué mejor que una bestia para explicar hechos bestiales. Las bestias como testigos de la bestialidad humana, intentando comprenderla desde sus posiciones de observadores privilegiados.

Aquí pasamos a la historia en sí, el segundo eje. Muy, muy bestia por si no lo había comentado. En serio, hay que tener estómago para leer el libro. A ver cómo lo digo sin destripar mucho el libro (guiño, guiño, codo, codo). Toda la narración fluye desde un asesinato inicial, brutal, inhumano, que el protagonista intentará comprender. Esto le llevará a perseguir al asesino por Canadá y el norte de EEUU en un viaje en el que perseguirá también su propia identidad. Bueno, me ha quedado un poco como si quisiera vender una película pero creo que se entiende. La lectura es…no se cómo explicarlo, pero me ha recordado a “La carretera” de McCarthy. Quizás el desasosiego, quizás la crudeza explícita y premeditada. Quizás la sensación de que el libro te está perturbando.

Por último, hay una conexión interesante con el Líbano y los hechos de Sabra y Chatila. Casualmente, reseñé (¡hace ya 7 años!) un cómic que hablaba de estos hechos: Vals con Bashir. Y es que el protagonista tiene raíces libanesas, un pasado un tanto borroso y una de las muchas cosas que desencadena en el protagonista el asesinato inicial son las ganas de aclarar ese pasado. Mouawad da visibilidad de nuevo a una masacre que ha quedado enterrada, con el paso de los años, debajo de muchas otras masacres. Más o menos mediáticas, más o menos crueles, pero igual de bestias.

Ánima es una puñalada (guiño, guiño, codo, codo) al estómago. En serio, ¿lo he dicho ya? es muy bestia. Además es muy bestia a muchos niveles. Por la violencia explícita, por el sexo, por su crudeza.. es dura y profunda de una manera cruel, pero también original y adictiva. Turbadora. Al final es toda ella un paseo por la cara monstruosa del ser humano, por nuestra parte bestial y atávica. Se me hace difícil describir las sensaciones que provoca pero a pesar de haberla leído hace ahora algunos meses, tardaré en olvidarla.

Ànima

 

Editorial: Periscopi (en catalán)
Col·lecció:Antípoda
ISBN:978-84-940490-9-5
Darrera edició:Febrer 2014
Pàgines:448
Format:140 x 205 mm
Preu:19,00
Ebook:No

La imagen de la portada es de Edicions el Periscopi. La ilustración que se puede ver en ella (y que me encanta) es de Agustín Comotto.

“Pastoral Americana”: Jo jo joder con Merry

Pastoral AmericanaBueno, después de bastantes meses sin ganas de escribir nada, aquí llega la reseña de “Pastoral Americana” de Philip Roth. Philip Roth, uno de esos autores que llevaba años (junto con David Foster Wallace por ejemplo) en mi lista de pendientes.

Me decidí por “Pastoral Americana” porque era una de sus obras más conocidas, y porque es la primera de la Trilogía Americana (que completan “Me casé con un comunista” y la “La mancha humana“) por lo que si me gustaba ya tenía los próximos libros de la lista.

Y me ha gustado, especialmente la mala leche que traspúa cada página, tanto cuando trata temas duros como cuando parece que trata temas banales.  La radiografía que hace Philip Roth, a través de su alter ego Nathan Zuckerman,  de Swede Levov y su familia (y por consiguiente de toda la comunidad judía de Newark) a lo largo del casi todo el siglo XX es brutal.

La historia tiene miga, ya que a Levov, atleta destacado en el instituto, empresario de éxito de segunda generación, casado con una Miss New Jersey, su hija le sale rana. Le sale rana es una manera suave de referirse a Merry Levov, el ojito derecho de Swede Levov. Merry lía una buena, qué narices. Y ese es el centro neurálgico de la historia de Levov.

Ya sé que siempre acabo llevando las críticas a comparaciones con otros autores, pero no puedo evitarlo: Philip Roth me recuerda a Franzen (o Franzen me recuerda a Roth, que fue primero). Me lo recuerda por la facilidad con la que describen los personajes y lo bien que los modelan, por ese don que tienen de explicarte cualquier cosa y hacerla interesante: joder, que Levov fabrica guantes, y Roth nos explica el proceso paso a paso y aun así no te dan ganas de enviarlo a la mierda. Eso es talento y lo demás son tonterías.

Muy recomendable si te gusta Franzen o si te interesa la fabricación de guantes. No, en serio, vale la pena.

AmericanPastoral
PASTORAL AMERICANA
Autor: Philip Roth

AmericanPastoral” by Source. Licensed under Fair use via Wikipedia.

“Rebelión en la granja”: fábula distópica anti-estalinista

distritojazz_libros_Orwell__Steadman-Rebelion_en_la_granja-1

Poco se puede decir a estas alturas de “Rebelión en la Granja*” (“Animal Farm“) de George Orwell.

Sin embargo, como la he releído hace poco en una Edición de Destino que contiene un prólogo (no firmado) del mismo Orwell me han entrado ganas de comentar algunas cosas.

Para empezar, a mi siempre me ha parecido una crítica bastante concreta al estalinismo. Por eso no acabo de compartir esa generalización, cada vez más extendida, de que es una crítica a los totalitarismos o al comunismo. Creo que el matiz es lo suficientemente importante.

Bajo mi punto de vista, el hecho de que los personajes cerdos estén tan definidos (Napoleón-Stalin, Snowball-Trostky, Mayor-Marx…) demuestra que Orwell lo tenía muy claro a la hora de montar su alegoría de la Revolución Rusa: el hilo argumental principal es el cambio desde el utópico inicio de la revolución al distópico final de la misma, y la figura culpable de esa degradación del sueño revolucionario es Napoleón. Napoleón manipula, controla el poder por la fuerza (con sus perros), controla a los animales a través de la comunicación (magníficamente ilustrado por las sutiles variaciones de los mandamientos en la pared y la lenta desfiguración de la intervención de Snowball en la batalla de la Granja Manor) y aprovecha la falta de educación de los mismos para reforzar su posición de fuerza hasta el límite. Napoleón se carga premeditadamente el sueño revolucionario y acaba tan corrupto como los antiguos humanos dueños de la granja.

Luego, es evidente que hay diferentes niveles de crítica en la obra, porque también es una disección de la corrupción asociada al poder, y una descripción con bastante mala leche de la cobardía de las potencias occidentales, representadas por humanos en el libro**, que no quisieron (o no pudieron) alzar la voz contra Stalin dado que en el momento en que Orwell escribió la obra, la Unión Soviética era un importante aliado contra Hitler.

En fin, por eso me ha gustado esta edición que incluye el prólogo de Orwell, porque en el mismo el propio Orwell ahonda en la crítica (en este caso directa, sin fabulaciones distópicas) contra los periodistas ingleses y el “stablishment” de izquierdas de la época por no (querer) ver lo que estaba haciendo Stalin con el comunismo. O peor, por verlo y no hacer nada al respecto porque no les interesaba.

Como lector, lo único que siempre he echado en falta es un poco más de protagonismo del cuervo Moses (la religión) por curiosidad de ver cómo lo trataría Orwell.

Y como colofón, un dicho (no sé a quién atribuirlo) que siempre me ha hecho gracia y que creo que va como anillo al dedo para cerrar esta reseña:

Ya se sabe que Comunistas, Troskistas y Anarquistas son compañeros de viaje. Hasta que los Comunistas purgan a los demás.

rebelion-en-la-granja-9788423340880Rebelión en la granja
Orwell, George
Editorial: DESTINO (2006 y 2010)
ISBN: 9788423337330 / 9788423342662

*He encontrado el texto íntegro en la wikipedia.

**Son las granjas colindantes, que hacen la vista gorda y acaban comerciando con la granja de los animales sin importarles nada más que sacar la máxima tajada.

***La magnífica acuarela de los perros adiestrados de Napoleón persiguiendo a Snowball que iluststra este post es de Ralph Steadman y está tomada de la reseña de Distrojazz de una edición ilustrada de “Rebelión en la Granja” publicada en 2010 por Libros del Zorro Rojo

“Erasmus, Orgasmus y otros problemas”: los vaganbundos dejan paso a las alemanas cachondas

padialCreo que Carlo Padial (@carlopadial) es el buque insignia de la literatura paranoico-festiva, término que me acabo de inventar y género en el que sólo se encuentra él y algún vagabundo-escritor que, estoy convencido, le persigue para hacerle daño.

Por las noches mi grupo de amigos del mercado de la Boquería , homeless como yo, me arrastran por los pies sin motivo aparente. Les faltan los dientes delanteros.

Tal y cómo se intuía en su primera novela (Dinero Gratis), Carlo Padial está como una chota, y hace que te preguntes cómo consigue hacerte reír tanto con sus historias trufadas de sexo, personajes paranoicos y vagabundos, por este orden. En este “Erasmus, Orgasmus y otros problemas” Padial carga mucho más las tintas sobre temas sexuales y menos sobre sus paranoicas conspiraciones, aprovechando personajes típicos del mundillo erasmus barcelonés. Los crea, los caricaturiza al máximo, los pone en situaciones de lo más surrealistas y da rienda suelta a su imaginación desbordante consiguiendo que el lector pase un buen rato preguntándose: ¿cómo va a acabar esta alemana? ¿y el españolito que está en Finlandia?

Como buen cazador de vaginas, enseguida detecta el olor a flujo a través de las redes sociales; pronto, en cuestión de minutos, sabrá a dónde ir esta tarde a proseguir su safari.

Quedan por el camino algunas de las fobias de cabecera de Dinero Gratis (la alopecia, los Starbucks…) se mantienen los vagabundos, y entra en escena el sexo con fanfarria y en primera página. Pero vamos, la temática es lo de menos si entras en su juego, requisito imprescindible para pasar de: ¿pero qué narices es esto?  a ¿será cabrito el amigo Padial? Porque lo bueno de todo esto es que el humor irreverente que lo cubre todo también deja ver mucha mala leche en la crítica a la sociedad.

Novela coral, con muchos personajes que se van encontrando, algunos con más posibilidades que otros (me quedé con ganas de más páginas para el profesor adicto al porno) pero en general muy divertida y que confirma que Carlo Padial es una  buena opción para dejar aparcada la crisis un rato.

Erasmus Orgasmus y otros problemas

Erasmus, Orgasmus y otros problemas

Carlo Padial
Libros del Silencio
Coleccion: Miradas
Idioma original: Castellano
Rústica 21 x 14 cm. · 208 páginas · 15 €
ISBN: 978-84-940156-0-1

“Freedom”: Franzen y las Reinitas Cerúleas

Que suene por favor “Master of Puppets“, que voy a hablar de Franzen.

Siempre me han gustado los escritores que consiguen inventar buenas historias, pero los que realmente me fascinan son los que hacen de la narración de cualquier historia una obra interesante. Este es el caso de Franzen: da igual si habla de los Lambert, de los Berglund o de la Reinita Cerúlea, siempre me parece interesante.

Porque al final todos los personajes de Franzen son una excusa: le sirven para radiografiar de manera sutil pero mordaz a la sociedad americana (y por extensión, a toda la sociedad “occidental”) de manera transversal. Despedaza sin despeinarse a la familia media americana pero también la clase política americana, a las corporaciones, a los lobbies, los gobiernos… dejemos que sea el personaje de Richard Katz quien nos ilustre:

…and help try to persuade fourteen-year-olds that the look and feel of Apple Computer‘s products is an indication of Apple Computer’s commitment to making the world a better place. Becasue making the world a better place is cool, right?  And Apple Computer must be way more commited  to a better world, because Ipods are so much cooler looking than other MP3 players, which is why they are so much more expensive and incompatible with other companies’ software, becasue — well actually it’s a little unclear why, in a better world, the very coolest products have to bring the very most obscene profits to a tiny number of residents of the better world…. and that’s what I find so refreshing about the Republican Party. They leave it up to the individual to decide what a better world might be. It’s the party of liberty, right? That’s why I can’t understand why those intolerant Christian moralists have so much influence on that party. Those people are very anti-choice… I think the iPod is the true face of Republican politics.

Los Berglund son un reflejo: el mundo reflejado en las conciencias individuales de Walter Berglund, de Patty Berglund, de Joey Berglund o de Richard Katz. Es la sociedad pasada por el tamiz de los personajes. Es una crítica feroz a la globalización, a la sobre-población. Y es más efectivo que cien ONGs. Dejemos que sea Walter Berglund quien nos abra los ojos ante la carta de un restaurante:

He signaled to their waitress for another and then suffered through perusal of the menu. Between the horrors of bovine methan, the lakes of water-shed devastating excrement generated by pig and chicken farms, the catastrophic overfishing of the oceans, the ecological nightmare of farmed shrimp and salmon, the antibiotic orgy of dairy-cow factories and the fuel squandered by the globalization of procedure, there was little he could ever order in good conscience besides potatoes, beans and freshwater-farmed tilapia.

Y todavía no hemos empezado con la religión. ¿Qué opinará Walter de la religión? creo que esta frase resume perfectamente su opinión:

But the real problem is population pressure. Six kids per family versus one point five, People are desperate to feed the children that the Pope in his infinite wisdom makes them have, and so they trash the environment.

 

Al final, Franzen no deja títere con cabeza, hay para todos:

Clinton had done less than zero for the environment. Net fucking negative. Clinton just wanted everybody to party to Fleetwood Mac. “Don’t stop thinking about tomorrow”  Bullshit. Not thinking about tomorrow was exactly what he did to the country. And then Gore was too much of a wimp to let his green flag fly, and too nice a guy to fight dirty in Florida.

Los Berglund, como lo fueron los Lambert, no son más que marionetas con sentimientos que Franzen utiliza magistralmente para meterse en nuestras conciencias. Y digo con sentimientos convencido de que esa es una parte muy importante de “Freedom” y de la literatura de Franzen: se recrea en los sentimientos y en las contradicciones de sus personajes (todos ellos deliciosamente imperfectos) para obtener resultados que de otra manera no serían posibles. La relación entre Walter y Patty que es el centro de la novela, la amistad triangular entre Patty, Richard y Walter, los problemas de los Berglund con sus hijos Joey y Jennifer o la del mismo Joey con Connie. Todas ellas son las que soportan  en verdad el peso de la trama

Lo dicho: Master of puppets.

Jonathan Franzen's Freedom coverFreedom (Libertad)
Jonathan Franzen
Editor: Salamandra
Fecha de publicación: 01/10/2011
ISBN: 9788498383973

“1Q84”: bienvenidos al universo Murakami

Compré 1Q84 recordando Tokio Blues . Quizás no es un buen criterio para comprar una novela pensar en una anterior, pero lo hice. Tokio Blues (Norwegian Wood) me encantó y me sorprendió, no solo por lo buen escritor que creo que es Murakami sino por la sensación de entrar en el mundo psicológico adolescente japonés de su mano. Quizás si hubiera leído anteriormente “Kafka en la orilla” hubiera estado más preparada para el Universo Murakami. Porqué es un Universo, con todas sus letras.

La verdad es que al principio me decepcionó un poco, esperaba algo más cotidiano. En la novela hay pasajes cotidianos pero poco a poco todo se va tiñendo de algo extraordinario y los personajes empiezan a convertirse en una especie de superhéroes que me hicieron pensar en Bola de Dragón o en El viaje de Chihiro.

Quizás es simplista pero esa fue la sensación que tuve. Me decepcionó el salto a lo fantástico y también los asesinatos, las muertes y el misterio. Pensé “qué pasa, que ahora para poder vender tiene que haber siempre ¿muertos? ¿violaciones? ¿acción?”. Supongo que sí. Esta especie de moda creo que no afecta sólo a la literatura sino también a las series de televisión, ya que desde hace unos años los clones de series policíacas, de forenses o de especialistas en huesos no paran de multiplicarse como setas. Por eso me asqueó un poco al principio. Sí, vale, muertos, maltrato, violaciones…

Tomando notas sobre la novela escribí quizás de un modo un tanto cruel y espontáneo “es una flipada manga”. Quizás es exagerado, pero es lo que sentí al leerlo y pienso que no debo descartar ese sentimiento como análisis. El final de la segunda parte se me hizo largo y debo confesar que me salté algunas páginas para avanzar hacia lo que ya sabía que ocurriría finalmente. Los personajes se iban haciendo cada vez más grandes, monstruos cada vez más gigantes, universos cada vez más inverosímiles aunque bien construidos.

Por suerte, según mi opinión, Murakami es un buen escritor, y tiene un pensamiento filosófico que empapa su literatura y hace que lo fantástico vaya cobrando en su novela un sentido más trascendente y le dé interés.

A pesar de todo ello, disfruté leyéndolo la mayoría del tiempo. Me encantaron las descripciones de los menús que hace Aomame, me encantaría poder comer así, tan sano, tan ligero, tan oriental.

Como conclusión diría que Murakami es un buen escritor, que tiene un Universo particular del que podemos sentirnos partícipes o no pero que es muy personal. Que refleja en su literatura su origen y que eso desde mi punto de vista está bien. Y que 1Q84 es un mundo entretenido pero no imprescindible.

Un análisis contradictorio…ya tengo en mis manos el tercer volumen.

1Q84
Haruki Murakami
Empuries Narrativa
isbn: 978-84-9787-686-5