“Frank Cappa”: integral

cappa_frank_sommer

Frank Cappa, de Manfred Sommer, siempre me ha parecido el alter-ego idealista y aventurero del “Loco” Chavez.

Por un lado, “el Loco” tira de pillería, sale poco de Buenos Aires y pasa gran parte del tiempo en una redacción. Por el otro, Frank Cappa va de conflicto en conflicto saltando de Vietnam a Nicaragua con su cámara y su integridad y se ve envuelto en toda clase de aventuras.

Ambos comparten sin embargo un compromiso y una ideología claramente de “izquierdas” a la vieja usanza, cuando ser de izquierdas tenía una carga simbólica mucho mayor de la que tiene ahora. Sommer, además, utiliza a Cappa para proponer también reflexiones acerca del ecologismo, de la profesión de reportero (especialmente sobre los límites de la misma) y consigue un personaje compacto, íntegro, y comprometido como pocos.

Sommer usa un trazo realista cuasi-fotográfico que tanto en blanco y negro como en color funciona a la perfección, especialmente en escenarios de guerra.

Este “Frank Cappa” recoge todas las historias que guionizó y dibujo Manfred Sommer primero autopublicándose y luego en la revista Cimoc. También incluye bocetos originales, guiones, entrevistas, comentarios… así que es una gran oportunidad de disfrutar de este personaje y de un dibujo sencillamente espectacular.

“Frank Cappa”
Manfred Sommer
Editores de tebeos
Colección integral
360 páginas
B/N, Color
ISBN:978-84-9947-011-5

“Erasmus, Orgasmus y otros problemas”: los vaganbundos dejan paso a las alemanas cachondas

padialCreo que Carlo Padial (@carlopadial) es el buque insignia de la literatura paranoico-festiva, término que me acabo de inventar y género en el que sólo se encuentra él y algún vagabundo-escritor que, estoy convencido, le persigue para hacerle daño.

Por las noches mi grupo de amigos del mercado de la Boquería , homeless como yo, me arrastran por los pies sin motivo aparente. Les faltan los dientes delanteros.

Tal y cómo se intuía en su primera novela (Dinero Gratis), Carlo Padial está como una chota, y hace que te preguntes cómo consigue hacerte reír tanto con sus historias trufadas de sexo, personajes paranoicos y vagabundos, por este orden. En este “Erasmus, Orgasmus y otros problemas” Padial carga mucho más las tintas sobre temas sexuales y menos sobre sus paranoicas conspiraciones, aprovechando personajes típicos del mundillo erasmus barcelonés. Los crea, los caricaturiza al máximo, los pone en situaciones de lo más surrealistas y da rienda suelta a su imaginación desbordante consiguiendo que el lector pase un buen rato preguntándose: ¿cómo va a acabar esta alemana? ¿y el españolito que está en Finlandia?

Como buen cazador de vaginas, enseguida detecta el olor a flujo a través de las redes sociales; pronto, en cuestión de minutos, sabrá a dónde ir esta tarde a proseguir su safari.

Quedan por el camino algunas de las fobias de cabecera de Dinero Gratis (la alopecia, los Starbucks…) se mantienen los vagabundos, y entra en escena el sexo con fanfarria y en primera página. Pero vamos, la temática es lo de menos si entras en su juego, requisito imprescindible para pasar de: ¿pero qué narices es esto?  a ¿será cabrito el amigo Padial? Porque lo bueno de todo esto es que el humor irreverente que lo cubre todo también deja ver mucha mala leche en la crítica a la sociedad.

Novela coral, con muchos personajes que se van encontrando, algunos con más posibilidades que otros (me quedé con ganas de más páginas para el profesor adicto al porno) pero en general muy divertida y que confirma que Carlo Padial es una  buena opción para dejar aparcada la crisis un rato.

Erasmus Orgasmus y otros problemas

Erasmus, Orgasmus y otros problemas

Carlo Padial
Libros del Silencio
Coleccion: Miradas
Idioma original: Castellano
Rústica 21 x 14 cm. · 208 páginas · 15 €
ISBN: 978-84-940156-0-1

“Desnudando a Google”: lo que Orwell no llego a imaginar

Este post se debería etiquetar dentro de lo que se viene a definir como “cultura básica” por la información que aporta y, lo más importante, por lo que afecta a nuestras “conectadas” vidas.

“Desnudando a Google” hace precisamente eso, presentarnos de una manera descarnada a Google: su origen, sus inicios, su evolución, y sobre todo sus objetivos.

El autor, Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, el cual se considera un “google-fan” desengañado, realiza en mi opinión, un acertado viaje histórico para mostrarnos el fenómeno Google desde sus principios, con su leif-motif “Don’t be evil” como bandera, y como el mismo ha ido transformándose y adaptándose al momento actual. Es más, creo que hemos sido nosotros mismos los que nos hemos “adaptado” al modelo Google de la manera más inocente y convencida posible.

No dispongo de referencias sobre el autor, y sobre su “neutralidad” hacia Google, y por lo tanto creo que es algo que cada uno debe juzgar, pero el relato, la información que aporta, y sobre todo la coherencia con que describe los hechos (profesionalmente me dedico al mundo IT y técnicamente no enseña nada que no supiera o sospechara) hacen que desde mi punto de vista su relato sea completamente creíble. La única cosa que quizás le discutiría es que considere que el origen del éxito de Google estuviera más en la visión de futuro de Andy Bechtolsheim ( al cual considera el primer “loco” que confió en ellos) que el talento propio de Brin y Page. A fin de cuentas el autor es así mismo un “business angel”.

Os recomiendo encarecidamente la lectura de este libro, no será un tiempo perdido para nadie. Si os interesa mínimamente el estado actual de lo que conocemos como Internet y todo lo que nos aporta, os ofrecerá una foto interesantísima de todos los actores que participan, y en concreto, de como nos afectan.

Además es de fácil lectura, aporta datos sin abrumar, hace reflexiones asequibles, y en mi opinión , lo vais a devorar. Única pega, si tardáis mucho en leerlo, seguramente os parecerá desfasado. El mundo de la tecnología funciona a la velocidad de la luz. Hay tantas cosas a comentar en este libro que no hay espacio en este post para hacerlo. Simplemente recordad, los usuarios ya no somos el objetivo, ahora sólo somos el cebo.

¡Ah!! Facebook está en puertas de convertirse en el mismo monstruo que Google, así que leed el libro y pensar en todo lo que saben de nosotros.

NOTA: Para escribir este post he intentado no utilizar de manera directa ninguno de los servicios de Google. No ha sido nada fácil.

Desnudando a Google
Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña
Ediciones Deusto
ISBN:978-84-234-2862-5
273 páginas
18€

*La imagen del post está sacada de aquí

“Ausencias”: The Little Raemon

Pongamos antes que nada las cartas sobre la mesa: Ramón Rodriguez, el guionista-protagonista de Ausencias, el cantante de Madee ahora embarcado en The New Raemon, fue mi compañero durante toda la EGB.

Digo esto porque afecta a mi manera de entender este cómic. Me explico: la mayoría de gente que lo lea verá (buscará) una dimensión diferente de Ramón Rodriguez. Conocer detalles de su infancia, sus “ausencias”, sus filias y fobias cinéfilas, saber que tiene una hermana, que en su colegio (como en todos) había algún profesor más cabroncete que otros, que le gustaba dibujar… para mi, al contrario, ha sido un pequeño ejercicio de nostalgia.

Después de 20 años, yo no conozco al Ramón actual. Me hago una idea, por lo que veo en los medios, por su música, por lo que he ido oyendo estos años a través de amigos comunes y porque evidentemente queda cool decir:

¿”The New Raemon”? sí hombre, si iba conmigo a clase, yo le sigo desde que montó su primer grupo Purgatori, con aquella canción tan pegadiza… Johnny o algo así

Pero la realidad es que el Ramón que yo conozco es el del cómic. Un Ramón de 8, 10 o 14 años, malo en los deportes pero de los que mejor dibujaba de la clase (esos cómics de “El caco de las galaxias” que nos currábamos), amigo durante bastantes años. Es por ello que algunos de los recuerdos que se encuentran en “Ausencias” son compartidos: los capítulos del colegio, su casa, su hermana mayor… y curiosamente recuerdo una anécdota en la que ambos estábamos involucrados peor que la que él explica (hacernos cruzar de rodillas un campo de basket… ese profe si que era un cabrón, con todas las letras) y algunos lugares comunes parte de mi infancia también, como el videoclub donde descubrí Reservoir Dogs, o esa escuela pequeña pero acogedora en la que compartimos ocho años.

Una vez aclarado todo esto, me gustaría destacar el dibujo de Cristina Bueno. Un trazo claro y bastante personal que me parece muy adecuado para explicar esta historia de pequeñas historias unidas por el fino hilo argumental de las ausencias de Ramón.

Imprescindible para los fans de Madee o de The New Raemon, y muy recomendable para cualquier lector. De lectura fluida y agradable, entiendo que no pretende ser más que un pequeño compendio de historias que ayudan a comprender al Ramón Rodriguez actual y que consiguen la empatía del lector desde la primera página gracias a la sencillez y transparencia del guión de Ramón y a la calidez del dibujo de Cristina.

Ausencias

Dibujo: Cristina Bueno
Guión: Ramón Rodríguez
Astiberri
Colección: Colección Sillón Orejero
Cartoné
17 x 24 cm.
Color. 72 páginas.
14 euros.
ISBN: 978-84-15163-76-3

“Freedom”: Franzen y las Reinitas Cerúleas

Que suene por favor “Master of Puppets“, que voy a hablar de Franzen.

Siempre me han gustado los escritores que consiguen inventar buenas historias, pero los que realmente me fascinan son los que hacen de la narración de cualquier historia una obra interesante. Este es el caso de Franzen: da igual si habla de los Lambert, de los Berglund o de la Reinita Cerúlea, siempre me parece interesante.

Porque al final todos los personajes de Franzen son una excusa: le sirven para radiografiar de manera sutil pero mordaz a la sociedad americana (y por extensión, a toda la sociedad “occidental”) de manera transversal. Despedaza sin despeinarse a la familia media americana pero también la clase política americana, a las corporaciones, a los lobbies, los gobiernos… dejemos que sea el personaje de Richard Katz quien nos ilustre:

…and help try to persuade fourteen-year-olds that the look and feel of Apple Computer‘s products is an indication of Apple Computer’s commitment to making the world a better place. Becasue making the world a better place is cool, right?  And Apple Computer must be way more commited  to a better world, because Ipods are so much cooler looking than other MP3 players, which is why they are so much more expensive and incompatible with other companies’ software, becasue — well actually it’s a little unclear why, in a better world, the very coolest products have to bring the very most obscene profits to a tiny number of residents of the better world…. and that’s what I find so refreshing about the Republican Party. They leave it up to the individual to decide what a better world might be. It’s the party of liberty, right? That’s why I can’t understand why those intolerant Christian moralists have so much influence on that party. Those people are very anti-choice… I think the iPod is the true face of Republican politics.

Los Berglund son un reflejo: el mundo reflejado en las conciencias individuales de Walter Berglund, de Patty Berglund, de Joey Berglund o de Richard Katz. Es la sociedad pasada por el tamiz de los personajes. Es una crítica feroz a la globalización, a la sobre-población. Y es más efectivo que cien ONGs. Dejemos que sea Walter Berglund quien nos abra los ojos ante la carta de un restaurante:

He signaled to their waitress for another and then suffered through perusal of the menu. Between the horrors of bovine methan, the lakes of water-shed devastating excrement generated by pig and chicken farms, the catastrophic overfishing of the oceans, the ecological nightmare of farmed shrimp and salmon, the antibiotic orgy of dairy-cow factories and the fuel squandered by the globalization of procedure, there was little he could ever order in good conscience besides potatoes, beans and freshwater-farmed tilapia.

Y todavía no hemos empezado con la religión. ¿Qué opinará Walter de la religión? creo que esta frase resume perfectamente su opinión:

But the real problem is population pressure. Six kids per family versus one point five, People are desperate to feed the children that the Pope in his infinite wisdom makes them have, and so they trash the environment.

 

Al final, Franzen no deja títere con cabeza, hay para todos:

Clinton had done less than zero for the environment. Net fucking negative. Clinton just wanted everybody to party to Fleetwood Mac. “Don’t stop thinking about tomorrow”  Bullshit. Not thinking about tomorrow was exactly what he did to the country. And then Gore was too much of a wimp to let his green flag fly, and too nice a guy to fight dirty in Florida.

Los Berglund, como lo fueron los Lambert, no son más que marionetas con sentimientos que Franzen utiliza magistralmente para meterse en nuestras conciencias. Y digo con sentimientos convencido de que esa es una parte muy importante de “Freedom” y de la literatura de Franzen: se recrea en los sentimientos y en las contradicciones de sus personajes (todos ellos deliciosamente imperfectos) para obtener resultados que de otra manera no serían posibles. La relación entre Walter y Patty que es el centro de la novela, la amistad triangular entre Patty, Richard y Walter, los problemas de los Berglund con sus hijos Joey y Jennifer o la del mismo Joey con Connie. Todas ellas son las que soportan  en verdad el peso de la trama

Lo dicho: Master of puppets.

Jonathan Franzen's Freedom coverFreedom (Libertad)
Jonathan Franzen
Editor: Salamandra
Fecha de publicación: 01/10/2011
ISBN: 9788498383973

“Negro Fluorescente”: Un futuro muy negro y …¿¿fluorescente??

Agárrense fuerte los que vayan a leer este cómic. Te pega a todos los niveles y te deja deseando que la humanidad se extinga cuanto antes mejor. Y eso lo digo obviando el final, lo que para mi ha resultado lo más flojo (fantasioso y un poquín moralista).

“Negro Fluorescente” es una obra con guión de MF Wilson, dibujos de Nathan Fox y color de Jeremy Cox, los dos últimos excelentes y el primero no sabría decir, el guión no es mi fuerte…La historia engancha, es un excelente reclamo para los amantes del Ciberpunk, aquí derivado a Biopunk, llena de acción y violencia y todo lo que desea cualquier productor de Hollywood, en una ambientación cuando menos pintoresca y llena de pensamientos y reflexiones éticas sobre la humanidad y la tecnología bio-médica, genética, etc.

El hilo argumental no es muy original pero eso es muy difícil de conseguir en las historias de ciencia ficción, o casi ficción, ya que a mi me asaltaron un montón de dudas y miedos al leerlo, un “¿esto es posible?”, “¿será alguien capaz?”, “no quiero vivir para verlo…”, y cosas así.

Visualmente es una pasada: colorista, con trazo underground de Fox, y splash pages espectaculares. Los personajes tienen su carisma, los escenarios te engullen y los detalles del dibujo, aunque no lo parezca a simple vista, son numerosos sin recargar las páginas.

Para este humilde aficionado a los comics, “Negro Fluorescente” ha sido uno de los descubrimientos del pasado año y una obra de alto nivel, eso claro, para los que se sientan atraídos por los futuros más o menos negros que nos esperan….o no.

Portada de Negro FluorescenteAutores: MF Wilson, Nathan Fox, Jeromy Cox
Norma Editorial
Colección: CÓMIC USA
Series: NEGRO FLUORESCENTE
Formato: Cartoné
Tamaño: 23,5 x 31,5
Páginas: 196
Color: Color
ISBN: 978-84-679-0633-2
PVP: 29,00€

“Crónicas de Jerusalén”: una visión especial del conflicto palestino-israelí

Viñeta de Crónicas de Jerusalén de Guy Delisle Los cómics de Delisle, a estas alturas, son ya como la guía Lonely Planet de los expatriados.

¿Tienes que irte a un país lejano expatriado por tu empresa y con toda tu familia? ningún problema, te haces con cualquiera de las “Crónicas de…” de Delisle y te sirve para hacerte una idea de lo que te espera. Si te han expatriado a Birmania, Corea del Norte, China o Jerusalén, entonces estás de suerte (¡¿estás de suerte!?): Delisle tiene un libro específico para cada uno de esos destinos.

La cosa funciona de tal manera que ya sabes lo que vas a encontrar: descripciones del día a día de un expatriado sin un hilo argumental aparente, pero con montones de información útil para comprender los países y ciudades en los que le toca vivir. Desde cómo hacer aquel trámite para comprar un coche, a dónde comprar sus cereales preferidos, llevar los niños al colegio, sortear atascos, pasar por Check Points, tratar con (ultra-ortodoxos) radicales…

Este “Crónicas de Jerusalén” es uno más de la lista, en este caso ambientado en Jerusalén, donde Delisle vivió todo un año con su mujer (miembro de Médicos sin Fronteras) y sus dos hijos. Delisle, con su narrativa aparentemente aséptica y objetiva, es un observador muy valioso para hacerse una idea de cómo funciona la convivencia entre israelíes y palestinos. Más que del conflicto en abstracto, Delisle habla de personas: pasea por las calles, habla con la gente y el resultado es un mosaico de momentos que nos ayudan a entender qué pasa en Jerusalén.  En todo caso, nada que ver con la profundidad de la denuncia política de un Joe Sacco, por ejemplo. Delisle es mucho más ligero que Sacco, mucho más centrado en el día a día que en la raíz del conflicto, en sus ramificaciones o en su posible solución. No por ello la obra de Delisle es menos interesante, puesto que representa una manera diferente, ágil, pragmática, de mostrar Jerusalén y por extensión Israel, y la franja de Gaza. Además, como se puede apreciar en la imagen que acompaña este post, el mismo Delisle bromea acerca del paralelismo con Sacco.

Nada nuevo a nivel gráfico. Yo no soy capaz de apreciar ningún tipo de evolución desde su Schenzen hasta ahora. Simple blanco y negro con tonos grises para el “color” y un par de viñetas con un toque en rojo para la sangre. Muy acorde con el tono neutro de todo el libro y de sus demás obras.

No faltan en esta obra, también, como en las anteriores, toques de humor que Delisle va dejando aquí y allá: que si una descripción de los Samaritanos, que si celebraciones de los judíos ultra-ortodoxos, que si un guardia no le permite dibujar el muro… no es que sean necesarios, porque la obra no se hace pesada en ningún momento, pero le dan al conjunto un tono todavía más agradable para el lector.

Portada Crónicas de Jerusalén