“Ánima”: bēstia bēstiae

Hace tiempo que no escribo reseñas. En general, leo menos y sigo sin ganas, pero las ideas al acabar de leer cualquier libro siguen ahí. En este caso, me he visto forzado por las circunstancias…después de meses todavía le doy vueltas a Ánima. El libro lo merece, es muy bestia pero lo merece.Resultado de imagen de ànima wajdi mouawad

Es el típico libro que compré de forma compulsiva en una librería porque me gustó la imagen de la portada y lo que explica la portada. No había oído en mi vida el nombre de Wajdi Mouawad. Hace un par de años lo intenté empezar a leer, pero no entendí nada de las primeras páginas. No era el momento. Quedó en una estantería hasta hace unos meses cuando lo redescubrí y le dí una segunda oportunidad.

Voy a comentar Ánima basándome en tres ejes. El primero es el estilo, el libro tiene una peculiaridad que lo hace ya de por sí interesante: los narradores son los diversos animales que se cruzan en la vida del protagonista. Un gato, una araña, una serpiente… un estilo narrativo diferente y fresco que además está intrínsecamente relacionado con la narración de unos hechos bestiales. Qué mejor que una bestia para explicar hechos bestiales. Las bestias como testigos de la bestialidad humana, intentando comprenderla desde sus posiciones de observadores privilegiados.

Aquí pasamos a la historia en sí, el segundo eje. Muy, muy bestia por si no lo había comentado. En serio, hay que tener estómago para leer el libro. A ver cómo lo digo sin destripar mucho el libro (guiño, guiño, codo, codo). Toda la narración fluye desde un asesinato inicial, brutal, inhumano, que el protagonista intentará comprender. Esto le llevará a perseguir al asesino por Canadá y el norte de EEUU en un viaje en el que perseguirá también su propia identidad. Bueno, me ha quedado un poco como si quisiera vender una película pero creo que se entiende. La lectura es…no se cómo explicarlo, pero me ha recordado a “La carretera” de McCarthy. Quizás el desasosiego, quizás la crudeza explícita y premeditada. Quizás la sensación de que el libro te está perturbando.

Por último, hay una conexión interesante con el Líbano y los hechos de Sabra y Chatila. Casualmente, reseñé (¡hace ya 7 años!) un cómic que hablaba de estos hechos: Vals con Bashir. Y es que el protagonista tiene raíces libanesas, un pasado un tanto borroso y una de las muchas cosas que desencadena en el protagonista el asesinato inicial son las ganas de aclarar ese pasado. Mouawad da visibilidad de nuevo a una masacre que ha quedado enterrada, con el paso de los años, debajo de muchas otras masacres. Más o menos mediáticas, más o menos crueles, pero igual de bestias.

Ánima es una puñalada (guiño, guiño, codo, codo) al estómago. En serio, ¿lo he dicho ya? es muy bestia. Además es muy bestia a muchos niveles. Por la violencia explícita, por el sexo, por su crudeza.. es dura y profunda de una manera cruel, pero también original y adictiva. Turbadora. Al final es toda ella un paseo por la cara monstruosa del ser humano, por nuestra parte bestial y atávica. Se me hace difícil describir las sensaciones que provoca pero a pesar de haberla leído hace ahora algunos meses, tardaré en olvidarla.

Ànima

 

Editorial: Periscopi (en catalán)
Col·lecció:Antípoda
ISBN:978-84-940490-9-5
Darrera edició:Febrer 2014
Pàgines:448
Format:140 x 205 mm
Preu:19,00
Ebook:No

La imagen de la portada es de Edicions el Periscopi. La ilustración que se puede ver en ella (y que me encanta) es de Agustín Comotto.